Gobierno libio de Unidad Nacional aboga por dialogo político

0
506
Fayez SerrajLuego de perder el control de cuatro importantes terminales petroleras, el Gobierno de Unidad Nacional (GUN) de Libia abogó por mantener un diálogo político con el parlamento de Tobruk.

Nos encontramos en una encrucijada. Pido a todas las partes que pongan fin a cualquier provocación y nos sentemos de manera urgente a la misma mesa para buscar un mecanismo que nos permita salir de esta crisis y poner fin a este conflicto, pidió el presidente del GUN, Mohamad Fayez Al Serraj.

En sus declaraciones a la prensa, Al Sarraj resaltó no estar dispuesto a gobernar solo en una parte de Libia y a liderar una guerra contra la otra por razones políticas, regionales o ideológicas.

El pasado fin de semana las tropas comandadas por el general, Khalifa Haftar, partidarias del parlamento de Trobruk, controlaron cuatro de los más importantes puertos petroleros de Libia: Brega, Ras Lanuf, Sidra y Zueitina.

Un comunicado de las Fuerzas Armadas Libias (de Tobruk) aseguró que la operación que arrebató esas instalaciones de las manos de milicias favorables al GUN, las llamadas Guardias de Instalaciones Petroleras, se realizó para ‘proteger a las personas y su riqueza contra la corrupción’.

Tanto el funcionamiento como la gestión de esos puertos volverán a la compañía nacional del petróleo, agrego el texto, y no habrá ninguna intervención sobre las exportaciones o conclusiones de acuerdos comerciales de parte del Ejército, que se ocupará sólo de la protección.

En tanto, el presidente del Parlamento de Tobruk, Aqilah Saleh, reafirmó su posición de que ‘el control de los recursos petroleros es exclusivo del Gobierno internacionalmente reconocido (en referencia al de Tobruk), que es el único legítimo en Libia’.

Ante la nueva situación, el enviado especial de Naciones Unidas para Libia, Martin Kobler, aseguró desde Nueva York que el general Hafter debe desempeñar un papel (en el futuro de Libia) y me gustaría que nos sentáramos juntos y lo discutiéramos.

Al mismo tiempo, reclamó la presencia de observadores internacionales en suelo libio provenientes de la Liga Árabe, la ONU, y de los embajadores de varias naciones ante Libia que se encuentran radicados temporalmente en Túnez.