Gobierno keniano oficializa la prohibición de movimiento opositor

0
323
El gobierno keniano oficializó hoy a través de la Gaceta Nacional la prohibición del Movimiento de Resistencia Nacional (NRM, en inglés), la entidad creada para movilizar a sus seguidores en las protestas populares.

La veda fue anunciada este martes por el Ministerio de Información y argumentada por las previsiones de la Ley de Crímenes Organizados, aprobada en 2010, que califica la integración como grupo delictivo del NRM, integrado por los miembros de los partidos Movimiento Democrático Orange, FORD-Lenya y el Congreso Nacional Amani.

Todas esas agrupaciones integran la Superalianza Nacional (NASA, acrónimo inglés), la coalición opositora que llevó a Raila Odinga como candidato a la presidencia en los comicios de agosto pasado, anulados por el Tribunal Supremo por una demanda basada en la comisión de fraude en la transmisión de los resultados de la consulta.

Odinga se abstuvo de concurrir a la segunda convocatoria, ganada por el presidente Uhuru Kenyatta, quien postuló su candidatura a un segundo mandato consecutivo.

En la secuencia del enfrentamiento entre ambos hombres, Odinga fue juramentado el lunes pasado como presidente de la República en una ceremonia celebrada en un parque público de esta capital a pesar de una advertencia oficial en sentido contrario. El NRM fue estructurado como fuerza de presión sobre las autoridades a través del boicot económico de las empresas consideradas parciales del mandatario y para encabezar las protestas públicas.

Tanto la ceremonia de juramentación, como la ilegalización del NRM son nuevos pasos en la ruta hacia una nueva colisión entre las autoridades y partidarios de la NASA, cuyo preludio en las semanas previas a los comicios registró choques entre manifestantes y la Policía en los que murieron decenas de personas.

Contra lo anunciado, las autoridades kenianas se refrenaron de intervenir en la ceremonia a pesar de una advertencia anterior de que la proclamación de un mandatario y un Poder Legislativo paralelos a los constituidos implican un delito de alta traición penado con hasta la pena de muerte.

En este clima tenso en el imaginario popular retornan las escenas de los disturbios de 2007 cuando seguidores de Odinga impugnaron los resultados de los comicios de ese año con violentas protestas en las cuales murieron alrededor de mil 200 personas.

De su lado, el presidente Kenyatta, que retornó hoy de Addis Abeba, donde asistió a la Cumbre de la Unión Africana, aún no ha emitido declaraciones sobre la juramentación de su adversario.