Gobierno de R.Centroafricana prepara un programa de pacificación

0
327

Catherine-Samba-Panza4La presidenta interina Catherine Samba-Panza y su primer ministro, André Nzapayeke, preparan un programa de pacificación que el futuro gobierno de la República Centroafricana aplicaría con urgencia ante la creciente violencia, se supo hoy aquí.

Desde hace meses, esta nación enfrenta un conflicto interétnico que hasta el momento cobró más de mil muertes, desplazó a cerca de un millón de personas y 100 mil de ellas viven dentro y en las cercanías del aeropuerto de esta capital.

«Dialogaré con las diferentes partes para detener inmediatamente (…) los abusos que se perpetran en este país. Se debe poner fin a esto», dijo a la prensa dijo Nzapayeke, elegido en el cargo hace dos días.

Notificó que el Gobierno, cuya composición deberá ser anunciada en los próximos días, establecerá un equipo para atender el asunto de la reconciliación nacional.

Reiteró que se acometerá una serie de acciones para tranquilizar al país y se tratará de discutir las dificultades con «amigos en la comunidad internacional».

Medios radiales informaron que una vez más la violencia se apoderó este fin de semana de Bangui, donde se escucharon tiroteos y se registraron saqueos en tiendas, ubicadas en el centro capitalino y en su mayoría propiedad de musulmanes.

Samba-Panza, quien sustituyó en el poder a Michel Djotodia, exjefe de los rebeldes de Séléka, asumió el cargo el 23 de enero último, con la difícil tarea de apaciguar el país, hostigado por la violencia y una prolongada crisis humanitaria.

Djotodia y su primer ministro, Nicolás Tiangay, certificaron su renuncia el pasado día 10 en N’Djamena, capital de Chad, donde la Comunidad Económica de los Estados de África Central (Ceaac) realizó una cumbre para debatir sobre la situación en esta nación.

En ese foro, los gobernantes regionales forzaron al mandatario centroafricano a que abandonara el cargo por no haber podido reponer el orden y la seguridad en su país ante los enfrentamientos entre la guerrilla Séléka y milicias cristianas anti-Balaka.