Gobierno congoleño explica públicamente su ausencia de Ginebra

0
143
El viceprimer ministro congoleño, Leonard She Okitundu, anunció públicamente la ausencia a la conferencia de donantes en Ginebra por considerar que es continuación de la decisión de colocar al país entre los más necesitados de asistencia.

Tal decisión, recordó, la comunicaron al secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, el pasado 31 de marzo.

La reunión está prevista para el día 13, y las autoridades de Kinshasa también se quejaron de que no fueron invitadas para su organización.

Para Okitundu la aplicación puramente técnica de esta categorización (la L3, la más elevada en cuanto a necesidades humanitarias) proyecta una imagen de catástrofe extrema y generalizada.

No es lo que existe en el terreno, precisó el también ministro de Asuntos Extranjeros e Integración Regional.

En alusión a la resolución 2409 del Consejo de Seguridad de la ONU, que dispuso la continuación de la Misión de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (Monusco), el vicemandatario dijo que situaron a Kinshasa en la misma situación de otros países afectados por guerras de gran intensidad, bombardeos y desplome del Estado.

La RDC enfrenta más bien ataques no convencionales y asimétricos de grupúsculos terroristas y de grupos armados criminales, precisó.

Tenemos una situación humanitaria preocupante, pero la evaluación es exagerada y no se corresponde absolutamente con la verdad, enfatizó el alto funcionario.

La situación además actúa como un repelente contra potenciales inversionistas, lamentó Okitundu.

El gobierno también cuestionó al equipo humanitario y sus datos estadísticos, así como el mecanismo de monitoreo y aplicación del programa que genera y finalmente el papel conferido a la RDC.

No obstante, aclaró que el país sigue abierto al apoyo humanitario, pero dentro de los marcos nacionales de la concertación, en el que cada actor cumpla con sus roles.

En relación con la renovación del mandato de la Monusco celebró el interés de organizar un calendario para su retirada gradual, aunque cuestionó su eficiencia en el combate a los grupos violentos que atacan la población civil.

Okitundu recordó el fragmento del discurso del presidente Joseph Kabila en la tribuna de la Asamblea General de la ONU en septiembre pasado: ‘Está claro que cerca de 20 años después de su despliegue, la fuerza de la ONU no puede alimentar la ambición de quedarse indefinidamente en mi país, ni de ejercer ahí su mandato con el mismo formato y sin sacar lecciones de las debilidades constatadas’.

En cuanto al proceso electoral, precisó que el Consejo de Seguridad no confirió ningún papel directivo a la Monusco ni en el marco del proceso electoral ni en la aplicación del acuerdo político. Señaló que se trata de una tarea de apoyo y de acompañamiento.