Gobierno de Camerún reconoce abusos contra líder separatista

0
339
El Gobierno de Camerún admitió por primera vez que elementos castrenses aplicaron un trato inhumano durante el arresto en la región noroccidental del país de un individuo autoproclamado separatista, cuyo nombre fue omitido.

‘Se abrió una investigación para identificar y sancionar, dado el caso, a los perpetradores de estos actos contrarios al respeto de los derechos humanos’, declaró el ministro de Defensa, Joseph Beti Assomo.

Los gendarmes desplegados en esa agitada región para luchar contra los secesionistas maltrataron y ataron al opositor, que fue arrestado el sábado, reconoció el titular en declaraciones a la radio estatal.

Las acciones violentas quedaron grabadas en un video publicado por las redes sociales, en el que se muestra un momento en que los agentes patean y dan puñetazos al detenido, mientras está acostado boca abajo sobre el barro.

Los gendarmes están ‘claramente fuera de las normas y técnicas legales en tales circunstancias’, reconoció el titular, tras conocerse en todo el país una fuerte protesta en línea respecto a la grabación.

Es la primera vez que el Gobierno, enfrentado desde octubre a los elementos separatistas de las dos regiones de habla inglesa, reconoce los abusos de sus fuerzas de seguridad desplegadas en esos territorios para controlar las protestas de sus comunidades.

Actualmente Camerún sufre una situación de enfrentamientos etiquetados como ‘crisis anglófona’ en las regiones noroeste y suroeste, donde los combates son casi a diario entre fuerzas de seguridad y separatistas armados.

Los secesionistas alegan que su lucha está dirigida a establecer una república independiente a la que llaman Ambazonia.

Según la organización International Crisis Group, al menos 120 civiles y 43 miembros de las fuerzas de seguridad murieron desde finales de 2016 en que comenzó el conflicto interno hasta ahora.

La ONU, por su parte, asegura que unas 160 mil cameruneses huyeron de sus hogares por la violencia y 34 mil pasaron a Nigeria, cifras avaladas por la Agencia de Manejo de Emergencias de ese último país.

Varias ONG y testigos presenciales de los abusos y la quema de numerosas viviendas acusaron a las fuerzas de seguridad, aunque el ejército argumenta que ‘solo quemamos casas donde descubrimos armas’.