Gobierno califica de chantaje exigencias para traslado de Tshisekedi

0
608
La Mayoría Presidencial, que ejerce el gobierno en la República Democrática del Congo, calificó hoy de chantaje las exigencias opositoras para el traslado al país de los restos del líder opositor Etienne Tshisekedi.

El establecimiento de un gobierno de transición es una de las condiciones puestas por la Unión por la Democracia y el Progreso Social (UDPS), de la que Tshisekedi era presidente, y que forma el Ressemblement (La Unión).

Uno de los hijos del político de 84 años de edad fallecido en Bruselas el pasado 1 de febrero se opuso a que el gobierno dirija las exequias.

Félix Tshilombo Tshisekedi consideró que el ingreso de los restos solo será posible si se aplica el acuerdo del 31 de diciembre, en el que el ejecutivo de Joseph Kabila y la oposición convinieron dejar al primero en la silla presidencial y entregar el cargo de primer ministro a la oposición.

Igualmente mencionó la intención de construir un mausoleo a su padre.

Entretanto, la presidenta saliente de la Comisión de la Unión Africana, la sudafricana Nkosazana Dlamini Zuma, saludó la decisión gubernamental de organizar funerales oficiales para Tshisekedi.

Como parte del conflicto que vive el país, sobre todo en la zona este, varios organismos internacionales se congratularon de que tres mil 442 niños congoleños dejaron los grupos armados el año pasado.

Del total fueron 487 niñas, indicó el jueves en Kinshasa la coordinadora del Grupo de Trabajo sobre la Protección de la Infancia (GTPE, por sus siglas en francés), Sabrina Cajoly.

La situación en el país se tornó explosiva en septiembre de 2016 cuando las autoridades electorales anunciaron la imposibilidad de organizar elecciones para sustituir al mandatario del país, cuyo segundo y último periodo concluyó el pasado 19 de diciembre.

Desde entonces la Conferencia Episcopal Nacional del Congo media entre las distintas fuerzas, con lo que se consiguió el pacto de San Silvestre sin su correspondiente hoja de ruta. La muerte de Tshisekedi detuvo esas negociaciones.