Gobernanza y corrupción: desafíos de la nueva administración etíope

0
171
Por Richard Ruíz Julién
El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, trazó dos líneas fundamentales sobre las cuales debían moverse los miembros de su nuevo gabinete, la buena gobernanza y la lucha contra la corrupción.

‘Quiero pedirles a los titulares recién nombrados y a aquellos que continuaron en sus posiciones que tomen en cuenta, más que todo, las quejas de la ciudadanía sobre su servicio y rectifiquen en consecuencia’, refirió Ahmed.

A su vez, consideró que el público no exige algo inalcanzable, sino un sistema en el cual no se requiera soborno o nepotismo para obtener el reconocimiento de una labor.

‘Estamos obligados no solo a luchar contra la corrupción organizada o individual, sino también contra la apropiación indebida de la propiedad pública en las instituciones y el desperdicio de tiempo comercial; incluso si no participamos de este mal, no podemos liberarnos de sus efectos devastadores’, puntualizó el jefe de Gobierno.

Para los expertos, aunque envió un mensaje claro al flamante consejo ministerial, el premier quiso sensibilizar también a todos los que trabajan para la población y, en un sentido más amplio, a todos los etíopes dentro y fuera del país.

El cumplimiento de las demandas públicas requiere profesionalismo, dedicación y la apropiación de los deberes y responsabilidades por parte de los implicados, consideró el analista del Centro de Estudios Políticos de Addis Abeba, Solomon Dibaba.

Ya sea que la remuneración ofrecida a los servidores públicos esté en línea con sus necesidades o no, las horas que pasan en oficinas y áreas de proyectos es un tiempo de negocios por el cual reciben pago del contribuyente, aseguró Dibaba.

En ese sentido, ejemplificó que los jóvenes, el 70 por ciento de la población, demandan educación de calidad, empleo y gestiones financieras adecuadas y oportunas para sus microempresas, lugares recreativos, y hasta canales de asesoramiento y tratamiento de calidad.

Las peticiones que ahora se expresan en Etiopía no son suntuosas o extravagantes, están ligadas a la vida diaria y se incluyen, a su vez, dentro de la capacidad operativa del gobierno y los servidores públicos, puntualizó, por su parte, el profesor Hirut Hereassalasie, de la Universidad de Addis.

El sistema jurídico, la policía, los servicios de seguridad y los públicos, la administración de aduanas, la tributaria, las adquisiciones y la cadena de suministro, la administración de tierras y los recursos naturales son las principales áreas vulnerables a la corrupción, en opinión de Hereassalasie.

Algunos analistas citan otros elementos en ese aspecto, como el contrabando, el lavado de dinero, credenciales falsas de educación, billetes y medicamentos falsificados, proliferación de curanderos, alimentos adulterados y testimonios inciertos en los tribunales.

‘La transparencia, el aprendizaje de calidad, la dedicación a la constitución y el estado de derecho son muy importantes para evitar el cruce de estas líneas rojas’, manifestó el periodista de temas políticos del diario The Ethiopian Herald, Worku Belachew.

Belachew añadió áreas en las que considera se debe reforzar la responsabilidad de los servidores públicos, entre ellas la administración del presupuesto anual del gobierno, la declaración de impuestos y la formación de profesionales capacitados.