Gadafi advirtió sobre peligros de intervención extranjera en Libia

0
521

libia_miliciaEl asesinado líder de Libia Muamar Gadafi, alertó en 2011 que una intervención militar extranjera en su país provocaría miles de muertes, así como daños en el mar Mediterráneo, en Europa y en todo el mundo.

Las palabras del gobernante, calificadas por la prensa británica de «advertencia profética», aparecen en dos conversaciones telefónicas mantenidas el 25 de febrero de 2011 con el político Tony Blair, quien entonces ya era exprimer ministro del Reino Unido.

Medios de comunicación difunden hoy las transcripciones de las pláticas facilitadas por Blair a la Comisión de Relaciones Exteriores del Parlamento, que analiza la crisis libia y el rol británico en los acontecimientos.

En el intercambio, Gadafi reiteró que su gobierno no estaba reprimiendo a la población civil, como difundía en aquellos meses la prensa occidental, sino que se enfrentaba al grupo terrorista Al Qaeda.

«Aquí no hay ningún baño de sangre, está todo muy tranquilo», aseveró el líder libio, e invitó en varias ocasiones a Blair, a políticos de otros países, y a la prensa internacional a visitar la nación norafricana para comprobar sus palabras.

Blair, que fue quien llamó a Gadafi y dijo hacerlo a título personal, mencionó las intenciones de Europa y Estados Unidos de intervenir en el asunto, y le recomendó apartarse y buscar un lugar seguro pues «esto no acabará pacíficamente».

«Un proceso de cambio tendrá lugar», afirmó el británico, y agregó que «el líder (en referencia a Gadafi) tendrá que mostrar que lo acepta y que se aparta para que ocurra de manera pacífica».

Ante esas palabras, el libio respondió que en realidad ocurriría un nuevo acto de colonización, y advirtió que de concretarse la intervención extranjera, entonces «morirán libios, habrá daños en el Mediterráneo, Europa y en todo el mundo».

«Aquí todo está tranquilo -sostuvo-, pero si ustedes quieren tomar Libia, estamos listos para luchar».

Gadafi también advirtió sobre el peligro representado por los combatientes extremistas de Al Qaeda, cuyos objetivos finales son «controlar el Mediterráneo y luego atacar Europa», apuntó.

La prensa británica resalta que los vaticinios del gobernante resultaron acertados: tras la intervención occidental en Libia y la caída de su gobierno, el país quedó sumido en una lucha interna entre dos facciones que se disputan el poder en una situación de crisis que se mantiene hasta la actualidad.

Respecto a los grupos terroristas, sus fuerzas se han expandido en el norte de África y el Medio Oriente con el protagonismo de las milicias de Al Qaeda, del Estado Islámico, entre otras.

El presidente de la Comisión parlamentaria británica, Crispin Blunt, explicó que analizarán por qué las proféticas advertencias de Gadafi fueron «erróneamente ignoradas».

«La evidencia recogida por la Comisión en la pesquisa sugiere que los decisores de la política en Occidente fueron menos perceptivos que Gadafi respecto a los riesgos de una intervención, tanto para el pueblo libio como para los intereses occidentales», sostuvo.

No obstante, en las mismas conversaciones Gadafi sugiere otra hipótesis y tras comparar la situación de Libia con la de Afganistán, retó a Blair: «¿Ustedes están apoyando a Al Qaeda? ¿Ustedes están apoyando el terrorismo?».