Fugados en Uganda cientos de exrebeldes del M23 poco antes de su repatriación a RDC

0
490

rebeldes del Movimiento 23 de MarzoCientos de antiguos rebeldes del Movimiento 23 de Marzo (M23) se han fugado este martes de una instalación militar ugandesa poco antes de su repatriación a República Democrática del Congo (RDC), según ha informado el diario ugandés ‘Monitor’.

El Gobierno ugandés comenzó a primera hora del día a repatriar a 120 de los cerca de 1.400 exrebeldes que huyeron al país, la mayoría de los cuales viven en campamentos militares a la espera de que lleguen las amnistías prometidas con el proceso de paz.

Los rebeldes acusan a RDC de no cumplir con el acuerdo firmado el año pasado en Nairobi, que supuso el desarme de la milicia, y han explicado que no tienen garantías de seguridad de cara a su regreso.

«No están seguros si vuelven. Algunos de nuestros colegas han sido asesinados antes y esta repatriación forzosa no es buena», ha dicho Ngeve Kambasu, un alto cargo del M23. «Por eso la mayoría de los combatientes han escapado a las montañas», ha recalcado.

El líder del M23, Bertrand Bisimwa, escribió la semana pasada una carta a Naciones Unidas para protestar por lo que describió como «repatriaciones forzosas». «Alerto y expreso mi preocupación ante la postura del Gobierno de RDC, que viola los textos internacionales sobre la protección de los Derechos Humanos, de los que la ONU es garante», dijo.

RDC ha estado presionando a Uganda y a Ruanda para que entreguen a los excombatientes que se refugian en sus territorios ante el temor de que puedan volver a organizarse y lanzar ataques sobre el este del país, su zona de influencia.

Expertos de Naciones Unidas han acusado tanto a Uganda como a Ruanda de apoyar a los rebeldes congoleños del M23 durante el conflicto que sacudió el este de RDC entre 2012 y 2013, pero ambos países lo han negado.

En su último informe, los investigadores de la ONU advirtieron el pasado mes de junio de que los ex combatientes estaban escapando de los campamentos en Ruanda para reagruparse en Uganda, ante lo cual RDC envió una delegación a Kampala para acelerar la repatriación.