Fuerzas de gobierno libio reivindican conquista de paso fronterizo

0
385

libiaFuerzas leales a uno de los dos gobiernos que se disputan el poder en este país del norte africano conquistaron el paso fronterizo de Ras Jedir, oeste, controlado por milicias favorables al gabinete que controla esta capital.

Medios del gabinete encabezado por el primer ministro Abdallah al Thinni aseguraron que 27 milicianos murieron en la operación, precedida por un bombardeo de la fuerzas aérea leal al autodenominado Ejército Nacional Libio (ENL), comandando por el exgeneral Jalifa Haftar.

Reportes de fuentes oficiosas afirman que también se registran combates en las cercanías de la terminal de embarque de petróleo de Es Sider, en el este, donde la víspera cazas de la aviación leal a al Thinni contuvieron una ofensiva de los islamistas.

Al Thinni, cuyo gobierno cuenta con el reconocimiento de la comunidad internacional, está refugiado en una remota ciudad del oriente libio, cercana a la frontera con Egipto, desde que en junio pasado fue desalojado de esta capital por las milicias islamistas que apoyan al gobierno de Omar al Hassi.

El núcleo central de su fuerza descansa en la milicia de Haftar, quien días atrás afirmó que en el plazo de tres meses desalojará de esta capital a los grupos islamistas que apoyan a al Hassi y su parlamento dominado por miembros de la rama libia de la Hermandad Musulmana.

Este sábado una inédita agrupación, el Consejo Mujahidin de la Shura, (CMS) llamó a las milicias islamistas libias a coaligarse frente a la anunciada ofensiva del Gobierno del primer ministro al Thinni.

La entidad, cuyos componentes son desconocidos, emitió un comunicado en el cual acusa a al Thinni y al ENL de haber destruido la ciudad de Bengasi y llama a todas las fuerzas que se le oponen a unirse en un ente único.

A principios de este mes al Thinni reconoció que el ENL, comandado por Jalifa Haftar, responde a sus ordenes y que la «ofensiva para liberar Bengasi y Trípoli» es «solo cuestión de tiempo».

Días antes el exgeneral, que en febrero de este año se comprometió a erradicar de su país a las que calificó de escoria islamista, reveló que prepara una campaña ofensiva, pero admitió que le faltan medios y pertrechos. Aunque no existen precisiones sobre el flamante CMS se supone que está patrocinado por el Estado Islámico (EI), el movimiento armado que controla zonas en Iraq y Siria, cuenta con adeptos en Túnez y Egipto y ocupa la ciudad libia de Derna.

La proclama de la nueva agrupación surge en medio de una creciente ofensiva aérea de una alianza de 40 países, entre ellos una decena de estados árabes, propuesta por Estados Unidos contra posiciones de EI en Siria, sin autorización del Gobierno de ese país, e Iraq.

Libia ha devenido un estado fallido desde el derrocamiento en 2011 del Gobierno liderado por Muamar Gadafi a causa de la proliferación de milicias armadas, en cuyas filas militan extranjeros, las cuales imponen su ley por la fuerza de las armas en las zonas que controlan.

A principios de mes el canciller italiano, Paulo Gentiloni, admitió que «las acciones de los países occidentales respecto a Libia en 2011 fueron erróneas. (â��) Nuestro error consistió en haber intervenido sin prever el escenario del futuro del país».

La agresión militar de la OTAN contra Gadafi, lanzada a tenor con la interpretación sesgada de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, destruyó gran parte de la infraestructura de ese país que poseía en 2011 el mayor índice de desarrollo humano del continente africano.