Fuertes combates en Libia entre el Ejército e islamistas

0
257

TripoliLas fuerzas especiales libias, apoyadas por el autoproclamado Ejército Nacional Libio (LNA, por sus siglas en inglés) de Jalifa Haftar, han lanzado una ofensiva contra las milicias islamistas en Benghazi que ha derivado en fuertes enfrentamientos en el puerto.

Los combates comenzaron el domingo, cuando el LNA bombardeó un convoy de 30 vehículos que intentaba llegar a Benghazi desde la ciudad de Sirte con refuerzos, de hombres y armas, para las milicias islamistas.

Mohamed al Hajezi, portavoz de las tropas de Haftar, ha asegurado al diario ‘Herald Libya’ que el LNA destruyó el convoy impidiendo que los islamistas entraran a la ciudad y ha advertido de que actuarán de la misma forma si llegan más suministros.

Entretanto, en el interior de Benghazi los combates se han agravado entre el domingo y el lunes y se han extendido a la zona del puerto, clave para la economía de esta ciudad, la segunda en importancia del país, y para el resto de Libia.

Como parte de su ofensiva, las fuerzas gubernamentales y las tropas de Haftar han atacado a las milicias islamistas cerca del puerto y, de acuerdo con la agencia de noticias Reuters, el fuego ha alcanzado a un buque de la Armada libia.

En este contexto, el Ejército libio ha ordenado a los residentes en el distrito de Sabri, donde se encuentra el puerto, que evacuen la zona. Decenas de personas han huido ya rumbo a otros puntos de la ciudad.

Según Reuters, el Ejército ha desplegado tanques y artillería en el puerto de Benghazi, por lo que se dispondría a lanzar el ataque definitivo sobre las milicias islamistas.

El ‘Herald Libya’ ha asegurado que en estas 24 horas de enfrentamientos al menos 36 personas han muerto en Benghazi. Por su parte, el portal Buwabat al Wasat ha elevado a 254 los fallecidos por los combates desde mediados octubre en esta ciudad.

Libia está sumida en su enésima crisis desde la caída de Muamar Gadafi, el 20 de octubre de 2011. Al margen de la situación en Benghazi, las milicias de Misrata se han hecho con el control de Trípoli y han creado allí un Gobierno y un Parlamento paralelos a los oficiales, que tuvieron que ser trasladados a Tobruk.