Frontex no logra firmar un acuerdo de trabajo con Marruecos

0
337

FrontexLa agencia de control de fronteras externas de la UE (Frontex) no ha logrado hasta ahora firmar un acuerdo de trabajo con Marruecos, ni tampoco con Libia, Túnez y Egipto, según reconoce la Comisión Europea en un informe sobre los progresos y desafíos de la política de inmigración externa europea que cubre los años 2012 y 2013.

«Frontex tiene mandatos de negociación pendientes para concluir acuerdos de trabajo con Egipto, Libia, Túnez y Marruecos, pero hasta ahora los intentos de lanzar tales negociaciones han sido en vano», admite el Ejecutivo comunitario en el informe publicado este viernes.

A pesar de este hecho, la Comisión reconoce «un progreso importante» para reforzar la cooperación entre la UE y los socios del Sur del Mediterráneo desde 2011 como el lanzamiento de Diálogos Estructurados sobre cooperación en migración, movilidad y seguridad con Marruecos, Túnez y Jordania y que la UE está dispuesta a iniciar con otros de la región una vez que se cumplan las condiciones.

Argelia ha expresado interés, aunque ha rechazado firmar un acuerdo de readmisión de inmigrantes irregulares desde 2011 y Egipto viene rechazando el diálogo desde 2011. Libia sigue siendo «el país prioritario» con el que espera iniciar el diálogo «en cuanto las circunstancias lo permitan».

En el caso de Marruecos, el Ejecutivo comunitario pone en valor además la conclusión del acuerdo sobre movilidad firmado por ambas partes el pasado 7 de junio de 2013 «tras intensas discusiones» y que «representa un logro claro y una referencia para otros países en la región» dado que «incluye una serie de recomendaciones e iniciativas equilibradas» en cuatro áreas prioritarias como la migración legal e irregular, la protección internacional del migrante y el desarrollo.

READMISIÓN DE IRREGULARES CON RABAT, ESTANCADA DESDE 2010

El principal compromiso de Rabat en virtud del acuerdo es la creación de un sistema nacional de asilo, aunque el acuerdo también prevé «compromisos mutuos para colaborar en la prevención y tráfico humano y para proteger a sus víctimas», al tiempo que «ha allanado el camino para la negociación de un acuerdo de facilitación de visados y en paralelo el relanzamiento de las negociaciones de un acuerdo de readmisión» de inmigrantes irregulares, estancado desde 2010, admite el Ejecutivo comunitario en su informe.

El Ejecutivo comunitario ha destinado 5 millones de euros a un proyecto para poner en marcha el acuerdo de movilidad con Marruecos que está siendo finalizado, aunque ha comprometido otros 6 millones de otro programa de ayudas.

Bruselas, además, ha concluido un acuerdo de movilidad con Túnez en noviembre pasado y Jordania ha mostrado interés en reforzar su cooperación con la UE.

El Ejecutivo comunitario también ha subrayado el diálogo «sólido y fructífero» entre la UE y los países del norte y oeste de África a través del Proceso de Rabat lanzado en 1996 para promover la cooperación reforzada entre los países de origen, tránsito y destino de migración a través de iniciativas bilaterales, subregionales y multilaterales, al que ha contribuido a financiar dos millones de euros.

PRINCIPALES DESAFÍOS

El Ejecutivo comunitario admite como uno de los principales desafíos para alentar la cooperación en inmigración irregular «la disponibilidad limitada de incentivos» por parte de la UE para negociar y concluir acuerdos de readmisión de inmigrantes irregulares con terceros países y apuesta por vincular estas cuestiones con otras como el comercio y la industria para garantizar una oferta «equilibrada».

También admite la necesidad de mejorar las capacidades de los países terceros y socios a la hora de responder «a tiempo» a solicitudes de readmisión y a la hora de identificar a las personas cuyo retorno se solicita y ve necesario también dar asistencia para los retornados a través del Fondo de Asilo y Migración y mejorar las capacidades de recepción de los terceros países.

El Ejecutivo comunitario también admite la necesidad de mejorar en el ámbito de la protección de inmigrantes y los Derechos Humanos y facilitar la migración laboral a través de los acuerdos de movilidad y facilitar los visados de corta duración como forma de alentar las oportunidades de negocio y comerciales con los terceros países y de esta forma su desarrollo. PROYECTOS DE COOPERACIÓN EN MARCHA

El Ejecutivo comunitario también subraya la importancia del proyecto regional en el Mediterráneo ‘Seahorse’ que comenzó a funcionar en septiembre de 2013 liderado por la Guardia Civil para permitir el intercambio de información entre los países participantes sobre incidentes y patrullas en tiempo real a través de las comunicaciones por satélite.

El proyecto, que está abierto a la participación de Argelia, Túnez, Egipto y Libia, «aumentará la capacidad de las autoridades relevantes de atajar la migración irregular y el tráfico ilícito, así como a responder a las emergencias que requieren la búsqueda y rescate», asegura el Ejecutivo comunitario en su informe.

También destaca el proyecto ‘Euromed Migration III’ para fomentar el diálogo y la cooperación con los países del Sur del Mediterráneo en migración legal, inmigración irregular y desarrollo y que prevé sesiones de formación específicas y misiones de expertos y el aumento del apoyo financiero hasta los 5,5 millones para apoyar el programa de protección regional de inmigrantes en Libia, Túnez y Egipto tras la tragedia en Lampedusa a finales de 2013.

En el caso de Libia, la UE está prestando apoyo en las áreas de inmigración, gestión fronteriza y protección internacional del migrante a través de su misión de apoyo a la gestión fronteriza (EUBAM Libia) creada en mayo de 2013. La UE está financiando proyectos por valor de 30 millones en Libia, centrados en la gestión de flujos mixtos, gestión de fronteras y mejorar las condiciones de recepción de los inmigrantes.

Mientras, la suspensión de la cooperación bilateral con Siria en respuesta a la represión contra la población del régimen de Bashar al Assad ha impedido la cooperación en cuestiones de migración.