FEMEN: Amina Sbui “ha dado un ejemplo que será usado por los islamistas”

0
118
Inna Shevchenko 21
Inna Shevchenko

La cofundadora de la organización feminista FEMEN Inna Shevchenko ha afirmado este martes que la activista tunecina Amina Sbui, que anunció el lunes que abandonaba el grupo argumentando que las acciones de la formación han sido contraproducentes en el país, “ha dado con su marcha atrás un ejemplo que será usado por los islamistas”.

   Así, ha sostenido a través de su cuenta oficial en la red social Twitter que Sbui, también conocida como Amina Tyler, “no ha traicionado a FEMEN, si no a las miles de feministas que se han manifestado para lograr su liberación”.

“Me hubiera gustado que hubiera sido más inteligente. No pasa nada por abandonar, no es la única que lo ha hecho, pero no está bien hacerlo mintiendo sobre los que están contigo”, ha añadido Shevchenko.

Por su parte, el grupo ha confirmado a través de un comunicado la ruptura de los lazos con Sbui y ha argumentado que ello se ha debido a “diferencias de opinión sobre las tácticas en los países islámicos”.

“Tras el éxito de la campaña para liberar a Amina de prisión, FEMEN considera que la misión intermedia se ha mermado. FEMEN considera que las declaraciones de Amina están inspiradas por el conformismo que le rodea y que son deshonestas con los esfuerzos llevados a cabo para lograr su excarcelación”, ha agregado.

Por ello, ha hecho un llamamiento “a las nuevas heroínas que sean capaces de luchar con valor para sacudir los cimientos podridos del mundo islamista”. “Libertad para las mujeres del Este”, ha agregado en su comunicado.

“Es lamentable que los comentarios islamistas de Amina lleguen en un contexto de la revolución anti islamista llevada a cabo en Túnez, incluyendo sus acciones ‘sextremistas’ en el pasado”, ha remachado la formación, en referencia a las acusaciones de Sbui contra el grupo por “islamofobia”.

“No quiero que mi nombre está asociado a una organización islamófoba”, declaró el lunes en una entrevista concedida al ‘Huffington Post’.

Así, aclaró que hacía referencia a una acción llevada a cabo por la rama francesa de FEMEN frente a la embajada tunecina en París, en la que las activistas gritaron ‘Amina Akbar’ (Amina es grande) mientras simulaban un rezo. “Hay que respetar la religión de cada uno”, remachó.

En una entrevista publicada ese mismo día por el portal de noticias Tunisia Live, la activista indicó que “la anarquía es la única solución en vista del estado de las cosas en Túnez”, a raíz de la publicación de una nueva fotografía en la que aparece desnuda de cintura para arriba con el texto ‘No necesitamos vuestra democracia’ escrito en el torso y encendiendo un cigarrillo que tiene entre los labios con un cóctel molotov.

JUICIO CONTRA ELLA

Sbui, que se encuentra en libertad condicional hasta la celebración del juicio contra ella por realizar una pintada en la localidad de Kairuán, que tendrá lugar en octubre, indicó asimismo que no está segura de la fecha en la que se reiniciará el proceso, al tiempo que ha sostenido “no ser culpable de nada”.

La activista fue arrestada en mayo tras realizara dicha pintada –la palabra FEMEN– en el muro de un cementerio cercano a una mezquita en la localidad en protesta contra el grupo salafista Ansar al Sharia, que tenía previsto celebrar ese día un evento anual en la ciudad pese a no contar con el permiso del Gobierno.

La decisión de otorgarle la libertad provisional tuvo lugar apenas unos días después de que un tribunal de Msaken (noreste) sobreseyera el caso contra ella por “ultraje contra un funcionario público”. Sbui ha sido multada por el momento con 300 dinares (alrededor de 140 euros) por poseer en el momento de su detención un espray pimienta que las autoridades presentaron como un “objeto incendiario”.

Sbui fue detenida de forma temporal el domingo tras lanzar pintura y huevos contra la sede del Ministerio de Cultura junto a tres activistas de la organización Ataque Feminista, de corte radical anarquista.

La miembro del grupo Sana Chameck indicó que la acción se llevó a cabo en solidaridad con el actor Nasreddine Shili, quien lanzó un huevo contra el ministro de Cultura, Mehdi Mabruk, la semana pasada. Las cuatro activistas fueron puestas en libertad tras negarse a firmar un informe policial sobre el incidente.

Chameck confirmó que su organización conocía a Sbui a través de sus actividades junto a FEMEN, con la que no se encuentran alineados, si bien recalcó que Sbui trabaja con ellas de forma independiente, lo que fue confirmado por la propia activista.

LA FIGURA DE AMINA

Sbui fue situada en el centro de la polémica tras publicar dicha fotografía en Facebook para respaldar a FEMEN. Tras ello, el imam tunecino Adel Almi emitió una ‘fatua’ –pronunciamiento legal no vinculante en el Islam– condenando a la joven a ser latigada en cien ocasiones y lapidada hasta la muerte.

Almi afirmó que Tyler “quería destacar y llamar la atención posando desnuda”. “Esto significa que ya no tiene nada que perder y no puede ser consciente de la sacralidad de la mujer. Estas situaciones han de ser reprimidas para evitar eventuales catástrofes”, agregó.

El imam es una figura controvertida que encabeza la Asociación Centrista de la Sensibilización y la Reforma y que en los últimos meses ha provocado varias polémicas en el país.

Si bien la ‘fatua’ es un edicto no vinculante a nivel legal y no implica una condena administrativa, sí podría provocar que una persona que exprese su adhesión al texto la utilice como justificación para llevar a cabo el castigo impuesto por Almi.

Desde la caída del Gobierno de Zine el Abidine ben Alí se ha registrado un resurgimiento de movimientos islamistas de corte radical, que abogan por una interpretación estricta de la ‘sharia’ y que han azuzado y protagonizado ataques contra personalidades laicistas e izquierdistas del país, así como contra edificios y símbolos de otras religiones.

Uno de los principales caballos de batalla de las fuerzas reformistas del país, que encabezaron las manifestaciones contra Ben Alí pero que no consiguieron imponerse en las elecciones debido al respaldo con el que cuentan las formaciones islamistas en los núcleos rurales, es el impulso de los derechos de la mujer y de las libertades civiles.

FEMEN

La polémica en torno a FEMEN y a sus actos no es nueva, ya que sus protestas han desencadenado múltiples reacciones encontradas en los últimos años. El grupo, fundado en 2008, se hizo conocido por sus actos de protesta en ‘top less’ contra el turismo sexual en Ucrania, las instituciones religiosas, las agencias de matrimonio internacionales y el sexismo, entre otros temas.

El mayor escándalo estuvo protagonizado por la cofundadora del grupo, Inna Shevchenko, quien derrumbó una cruz ortodoxa en Kiev erigida como monumento a los católicos del Este que fueron víctimas de la persecución soviética como gesto de protesta por la condena contra tres miembros de el grupo femenino de punk ruso Pussy Riot.

FEMEN se define como “una organización de mujeres activistas en ‘top less’ que defienden su igualdad sexual y social en el mundo”. “FEMEN es el fundador de una nueva ola de feminismo del tercer milenio y tiene seguidores en todo el mundo”, apunta en su página web.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here