Fallece emboscado en Bangui un ‘casco azul’ de la MINUSCA

0
261

MinuscaUn militar de la Misión Multidimensional Integrada de Naciones Unidas para la Estabilización de República Centroafricana (MINUSCA) ha muerto y otros nueve han resultado heridos este jueves en una emboscada contra un convoy de las tropas de pacificación en la capital del país, Bangui.

En base a las informaciones facilitadas por la emisora Radio France Internationale, el fallecido es de nacionalidad paquistaní, mientras que los heridos serían de nacionalidad paquistaní y bangladeshí. Entre los heridos hay uno que se encuentra en estado grave, mientras que los otros sufren heridas leves.

«Es un ataque deliberado contra las fuerzas de mantenimiento de la paz. Es un ataque contra el proceso de paz», ha denunciado el representante especial de la Secretaría General de la ONU en RCA, Babacar Gaye.

«Naciones Unidas es una organización no partidista y trabajamos con todos los actores para lograr nuestros objetivos, que son promover la paz y la reconciliación en RCA», ha agregado, antes de señalar que la MINUSCA «continuará adoptando medidas firmes contra los elementos criminales que amenazan a los civiles».

 Se calcula que miles de personas han muerto en el marco del conflicto y que cerca de 2,2 millones, alrededor de la mitad de la población, necesitan ayuda humanitaria desde el inicio en diciembre de 2012 del conflicto tras el levantamiento armado de la guerrilla Séléka, de mayoría musulmana.

La milicia, una coalición de rebeldes de mayoría musulmana del norte del país que se hizo con el poder tras un golpe de Estado en 2013, fue acusada de múltiples abusos de los Derechos Humanos, lo que llevó a parte de la población cristiana a crear las milicias ‘anti balaka’ para combatir sus excesos..

La fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional (TPI), Fatou Bensouda, anunció a finales de septiembre la apertura de una investigación formal sobre los crímenes que presuntamente se han cometido en el país desde 2012.

El pasado mayo, el Gobierno interino de RCA decidió remitir la situación en el país a la oficina de la fiscal, «pidiendo que investigara presuntos crímenes dentro de la jurisdicción del TPI cometidos en el país desde el 1 de agosto de 2012».

Según Bensouda, «la información disponible ofrece una base razonable para creer que tanto (los antiguos rebeldes de) Séléka como los ‘anti balaka’ han cometido crímenes contra la Humanidad y crímenes de guerra incluido asesinato, violación, desplazamiento forzado, persecución, saqueo, ataques contra misiones humanitarias y el uso de niños menores de 15 años en combate».