Expresidente sudafricano inocente hasta se pruebe lo contrario, ANC

0
119
El gobernante Congreso Nacional Africano (ANC) expresó hoy que el expresidente sudafricano Jacob Zuma es inocente hasta que se pruebe lo contrario y que él continuará apoyando la campaña del partido para los comicios de 2019.

En una declaración luego del anuncio la víspera de que la Procuraduría decidió reabrir casos de corrupción en contra el ex líder del ANC y de Sudáfrica, el secretario general Ace Magashule señaló que su partido mantendrá el respaldo a Zuma hasta que una corte de justicia lo declare culpable.

El ANC se mantuvo al lado del veterano luchador antiapartheid durante el proceso impulsado por el opositor partido Alianza Democrática en su contra, luego que las acusaciones de corrupción fuesen desestimadas por la justicia en 2009 por considerarse que las pruebas estaban políticamente manipuladas.

Zuma es presuntamente inocente hasta tanto se pruebe su culpabilidad, apuntó Magashule luego de asegurar que el ANC no lo separará de su programa de campaña electoral pese a la decisión anunciada ayer por el procurador general, Shaun Abrahams.

Aunque Zuma ya no es líder del ANC, un cargo que ocupó hasta la 54 Conferencia Nacional de diciembre pasado, es un miembro activo del partido que participa en los talleres vinculados al proceso electoral y la campaña previa a las elecciones generales de 2019, señala la declaración.

El Secretario General del ANC aseguró que la situación de Zuma no afectará a la organización y ‘seremos capaces de crear alguna plataforma para Zuma trate de ofrecer y promover la claridad requerida por la sociedad’.

El comunicado de Mahashule también pide a los sudafricanos permitir a la Procuraduría Nacional el espacio que requiere para realizar su trabajo sin obstáculos y reitera que el expresidente debe ser considerado inocente hasta que se pruebe su culpabilidad.

Entretanto, medios de prensa señalan hoy que el proceso en contra de Zuma se trasladará a la provincia de KwaZulu Natal, donde deberá ser llamado a aparecer ante los tribunales, y refieren los pronunciamientos de Abrahams de que el asunto ya no está en sus manos.

En su esperado anuncio divulgado ayer, Abrahams determinó llevar a Zuma ante los tribunales bajo cargos de corrupción, fraude y lavado de dinero, vinculados a 783 pagos realizados por su exasesor Shabir Shaik, quien cumplió pena carcelaria.

Esos cargos han permanecido en constante actualidad después que la Procuraduría los anuló en 2009 debido a la insistencia de partidos opositores liderados por Alianza Democrática de acusar a Zuma ante las cortes, en una batalla de nueve años que costó al erario público un millón 250 mil dólares para pagar los servicios legales del exmandatario.

La acusación está referida a un negocio fraudulento de miles de millones de dólares con la compañía francesa de armas Thales en 1990 y su sustento eran grabaciones de llamadas telefónicas, conocidas como Cintas Espías, que fueron rechazadas entonces por considerarse que estaban manipuladas por razones políticas.

Expertos en Pretoria indican que los cargos de corrupción, fraude y lavado de dinero contra Zuma, quien siempre ha dicho que es inocente, podrían conducirlo a la cárcel.