Expectativas y sobresaltos ante próximo gabinete en Sudáfrica

0
374
Expectativas generalizadas y sobresaltos provoca la futura nominación de un nuevo gabinete en Sudáfrica por el presidente Cyril Ramaphosa, quien reducirá la estructura del Estado e impulsará la lucha contra la corrupción.
Ramaphosa asumió la jefatura de Estado y Gobierno el 15 de febrero, un día después de la renuncia del presidente Jacob Zuma y pronunció el viernes su Discurso ante la Nación, en el cual afirmó que ‘fortalecerá las instituciones y limpiará el Gobierno’.

Pidió además a las autoridades encargadas de imponer la ley enfrentar actos corruptos y a actuar sin miedo ni favoritismos.

Durante su alocución, el presidente alertó que reducirá el exagerado ejecutivo, ahora integrado por más de 70 ministros y viceministros, y subrayó que el crecimiento, el desarrollo y la transformación de Sudáfrica dependen de un Estado fuerte y capaz.

El discurso de más de una hora de Ramaphosa ante el parlamento nacional es el primero sin interrupción por los partidos de la oposición en tres años.

También la primera ocasión en que los diputados del vociferante Movimiento por la Liberación Económica, encabezados por Julius Malema, permanecen en la cámara.

Numerosos integrantes del Gabinete de Sudáfrica han sido criticados por su incapacidad para enfrentar los respectivos problemas y desafíos de su sector, mientras a otros se les reconoce su diligencia y profesionalidad.

En manos del nuevo presidente descansa la responsabilidad de crear un equipo que respalde sus programas encaminados a la creación de empleos y promover los sectores económicos fundamentales.

Además acelerar el desarrollo del país, al tiempo que se ocupa de retos sociales como inequidad, batalla contra el VIH/Sida y acceso mayoritario a la educación y la salud.