Ex general libio rompe precaria tregua en Bengasi y provoca éxodo

0
527

général Khalifa HaftarEl ex general libio Khalifa Haftar lanzó hoy su autotitulado Ejército Nacional Libio (ENL) contra posiciones de milicias islamistas en la ciudad oriental de Bengasi y destrozó la precaria tregua negociada días atrás.

Fuertes combates ocurren en los distritos de Sidi Faraj y al Hawari, en el oeste de Bengasi, donde el ENL reivindica el control de la mayoría del territorio.

Estamos atacando con tanques y lanzacohetes, dijo Mohamed El Hejazi, portavoz de Haftar, un ex general desertor del Ejército libio que vivió exiliado en Estados Unidos y a fines del mes pasado juró extirpar de este país a la «escoria islamista», en alusión a las milicias de esa sensibilidad.

El estallido de violencia se debió a que las milicias embarcaron armas por el puerto comercial de Derna, precisó el informante.

Cientos de personas emprendieron el camino del éxodo ante la violencia de los combates y la posibilidad de que se agraven debido a la potencia de fuego de los contendientes.

Los grupos islamistas se adueñaron de Libia después de servir de pretexto a la agresión militar de la OTAN que en 2011 derrocó el Gobierno liderado por Muamar Gadafi y desde entonces controlan el mercado negro local de armas, que irradia hacia Malí y estados del Magreb, según versiones sin confirmación.

A fines de mayo pasado el Congreso General Nacional (CGN) convocó a elecciones legislativas el 25 de este mes, en medio del agravamiento de la crisis desatada por un avance del ENL sobre esta capital del ENL y la semana pasada anuló la elección como primer ministro de Ahmed Maiitig.

Haftar aceptó la tregua, pero la ofensiva de hoy evidencia que su aquiescencia fue una maniobra para reagrupar fuerzas y emprender una ofensiva, cuya magnitud en este momento resulta difícil establecer.

La emergencia del ENL como fuerza armada, a la que se han sumado bases navales y aéreas en Bengasi y la vecina ciudad occidental de Tobruk, provocó además una polarización entre los libios, divididos entre partidarios de las milicias y del ex general desertor.

El control de Bengasi asegura al ENL una posición en la cual puede recibir abastecimientos por mar y hacerse fuerte para una eventual marcha sobre esta capital.