Etiopía, Sudán y Egipto por consensuar sobre Presa del Renacimiento

0
728
Etiopía reiteró que, junto a Sudán y Egipto, se comprometió a llegar a un consenso sobre la Gran Presa del Renacimiento Etíope, en función de no afectar las reservas de agua de sus vecinos.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de este país del Cuerno africano reseñó un comunicado que contiene informaciones preliminares de los diálogos efectuados esta jornada en Jartum, capital sudanesa, en torno al embalse y las consecuencias de su construcción.

La cancillería etíope incluyó en el texto las declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores de Sudán, Ibrahim Ghandour, quien aseguró que la cita se realiza bajo un espíritu fraterno por los líderes de los tres países.

La nueva ronda de conversaciones incluye a titulares de recursos hídricos y de Exteriores, así como jefes de inteligencia y seguridad de Sudán, Egipto y Etiopía, en un intento por resolver sus diferencias.

Después de la sesión inaugural, los delegados de las tres naciones celebraron una reunión a puertas cerradas.

Se espera que el encuentro revise los medios para utilizar los recursos hídricos y que la presa se convierta en un medio de desarrollo en lugar de una fuente de conflicto.

A su vez, esta reunión se lleva a cabo como resultado de una reciente cumbre que reunió a los líderes de Sudán, Etiopía y Egipto en Addis Abeba, a fines de enero pasado.

La última fase de negociaciones al respecto terminó en noviembre de 2017 sin llegar a un acuerdo sobre un informe técnico preparado por las empresas francesas acerca del impacto potencial de la presa.

A fines de diciembre, Egipto propuso a Etiopía que dejara al Banco Mundial actuar como una parte neutral en las actividades del comité técnico tripartito, pero el gobierno etíope rechazó la propuesta.

La represa, que cuesta cuatro mil 700 millones de dólares, ahora está completada en un 64 por ciento.

Etiopía espera que el proyecto proporcione un suministro constante de energía limpia y asequible en el futuro, y acelere su transición de una economía agrícola a una potencia industrial.

Pero Egipto, como país río abajo del Nilo, teme que afecte su parte del agua y conduzca a una escasez del preciado líquido.