Etiopía, ¿la inspiración de Wakanda?

0
801
La película de Marvel Comics »Pantera Negra» cautivó a las audiencias de Etiopía para calificar hoy como la cinta más taquillera en lo que va de año, según datos oficiales.

Los especialistas coinciden en que hay algo para todos los africanos en el ficticio Reino de Wakanda.

Los diseñadores parecen haber querido incorporar elementos estilísticos de todo el continente para crear el aspecto final de la superproducción estadounidense.

Así, los espectadores etíopes, en particular, se encariñaron con el filme y, más de uno, han citado a su propio país como la inspiración para Wakanda, un remoto paraje escondido en la montaña, el único nunca colonizado en África.

De hecho, la nación del denominado cuerno africano es la única que ostenta esa condición en la vasta región y, un poco como el mítico paraje de Pantera Negra, también alimentó durante mucho tiempo la imaginación europea: una tierra cristiana lejana, de gran riqueza, rodeada de Estados musulmanes, hogar del legendario Preste Juan.

Varios residentes hicieron notar en las redes sociales las similitudes entre Wakanda y Etiopía, como Tsedale Lemma, editor del diario Addis Standard, quien se tomó el tiempo de informar la ya abolida ley marcial, al decir que el Estado es Wakanda, ‘menos la tecno-utopía’.

La influencia de la leyenda de la antigua Abisinia sobre el creador de la obra cinematográfica, Stan Lee, está por debatirse, pero lo cierto es que las salas de la capital han tenido proyecciones agotadas varias veces al día desde se estrenó hace un mes, y el director de teatro Elias Abraha espera que permanezca en las próximas semanas.

‘A la gente realmente le gustó porque tiene conexiones con la forma de vida aquí, y los personajes están de alguna manera relacionados con las tribus en África; toca a todos’, aseguró.

‘Black Panther (el título en ingles)’ es la más vendida en el teatro desde el lanzamiento tridimensional de ‘Avatar’ en 2013, agregó. ‘No se puede comparar con ninguna otra de franquicia que hayamos exhibido’, subrayó.

En una presentación multitudinaria hace unos días, la audiencia vitoreó y rió a carcajadas, cuando la hermana de la Pantera Negra, Shuri, llamó ‘colonizador’ al desafortunado agente de la Agencia Central de Inteligencia interpretado por Martin Freeman.

Más tarde, hubo más risas cuando otro líder africano le hizo callar repetidas veces antes de advertirle que si él pronunciaba otra palabra, sería alimentado con los hijos del jefe (una broma, pues la tribu era en realidad vegetariana).

Fue una gran desviación de las películas de acción de Hollywood que se muestran, con sus héroes blancos salvando el día, consideró Abraha.

‘Estos son papeles que normalmente no se asocian con una persona negra’, manifestó Blen Sahilu, que ha visto la cinta al menos tres veces.

‘El papel que tiene Shuri, lo importante que es, lo brillante que es…es el cerebro detrás de la tecnología que Black Panther está usando’, destacó.

‘Cuando dejé el cine, pensé, imaginaba si veía esto cuando tenía 12 años’, dijo, al señalar también el debate central entre el Pantera Negra y su némesis Erik Killmonger sobre cómo responder a los crímenes contra nativos de este continente.

‘¿Cómo se produce el cambio? La batalla entre Black Panther y Killmonger son dos escuelas de pensamiento diferentes sobre cómo respondemos al imperialismo y a la fuerza’.

A diferencia de Wakanda, no obstante, Etiopía nunca pudo contar con algún mineral mágico para mantener su independencia. Más bien, tuvo que luchar por eso.

El 1 de marzo, se celebra una de las fiestas más importantes, marcando la batalla de Adwa, una victoria en 1896 contra un ejército italiano invasor que planeaba someter el último suelo libre de África.

Además, este territorio tampoco es el paraíso tecnológico avanzado de su homólogo mítico, y, a pesar de su historia de lucha por la soberanía, tampoco es de los más ricos del mundo.

No obstante, ha sido una importante inspiración para África y, como los etíopes se apresuran a recordar a sus compañeros del área (a veces para su enfado), al menos parte del continente permaneció libre de control europeo durante la era del imperialismo.