Etiopía estudia vías para alcanzar desarrollo industrial sostenible

0
317
Etiopía apuesta por incentivar mecanismos que consoliden el avance hacia la revolución industrial, al poner la mira en la importancia del acceso a Internet y la promoción de proyectos de desarrollo e investigación.

Fuentes oficiales destacaron la importancia de centrarse en lo adelante en la expansión de la robótica, la inteligencia artificial, nanotecnología, cadena de bloques, biotecnología, vehículos autónomos e impresión en 3D, sin descontar por completo la fabricación.

Según el Ministerio de Ciencia y Tecnología, lograr avances tangibles a corto plazo será imposible, pero es preciso adentrarse en esa carrera, en la cual ya está implicado desde hace mucho tiempo buena parte del mundo.

La trayectoria normal de pasar de la agricultura a la manufactura ya no es una opción para el país; el aumento de la productividad, la eficiencia, los menores costos operativos y los altos salarios son producto del acceso a métodos modernos aplicados a la resolución de problemas concretos, puntualizó la entidad.

The Heritage Foundation informó recientemente que el crecimiento económico no había sido disfrutado por todos los etíopes y argumentó que se necesita más liberalización para hacer crecer los indicadores y reducir los conflictos civiles.

De acuerdo con Akmayehu Kassa, jede de la dirección de Comunicación del citado ministerio, la tecnología tiene el potencial de ser una herramienta tremenda para promover el bienestar de la humanidad, al mejorar e muchos aspectos la calidad de vida.

El acceso a ella nos permite trabajar desde cualquier lugar; el progreso de la revolución industrial desde la máquina de vapor, la energía eléctrica hasta la digitalización de la información es la base del progreso, apuntó.

Según Global Information Technology 2016, Etiopía ocupa el 120° lugar en el Índice de preparación de redes, que mide el acceso a las últimas tecnologías en individuos, empresas y gobiernos, así como otros parámetros relacionados con la eficiencia del sistema legal, la infraestructura y la capacidad de innovación.

La clasificación podría haber sido mucho mejor, en opinión de expertos, si no hubiera sido por la falta de interés en el avance de la capacidad tecnológica y digital mostrado hasta el momento por las altas esferas políticas.

mem/rrj