Etiopía y Cuba refuerzan vínculos en educación técnica y profesional

0
433
Etiopía y Cuba amplían sus vínculos de cooperación en materia educativa, con la firma de varios acuerdos que tienen como objetivo contribuir al desarrollo socioeconómico de este país.
Una delegación, integrada por especialistas del Ministerio cubano de Educación, realiza por estos días una vista, no sólo a Addis Abeba sino a otras regiones etíopes, con el objetivo de evaluar el cumplimiento de convenios bilaterales firmados en 2017 y estudiar potencialidades para nuevos proyectos.
En entrevista exclusiva con Prensa Latina, el director de Educación Técnica y Profesional de esa entidad de la isla caribeña, Dr. Eugenio González, refirió la importancia de este tipo de negociaciones, que constituyen aportes para la expansión tecnológica y productiva de Etiopía.

‘Como mismo nuestro país en otras circunstancias colaboró con este pueblo para la conservación de la independencia, en estos momentos lo hace en apoyo de uno de sus planes prioritarios: el crecimiento socioeconómico’, manifestó González.

Durante la estancia aquí, la comitiva recorrió cuatro de las siete regiones donde hay presencia de colaboración educativa cubana, y pudieron constatar, en opinión del funcionario, satisfacción por el trabajo realizado, sobre todo en la resolución de problemáticas a la cuales se enfrentan los docentes en cada contexto. Formar capital humano es una de las tareas actuales más urgentes de Etiopía, y es una alegría que Cuba pueda ceder algo de su experiencia en ese sentido, apuntó el directivo.

‘Aquí hay ejemplos de asesores cubanos que han producido, como parte de los acuerdos establecidos, desde perfumes hasta hornos térmicos para tratamientos de los metales, otros dedicados a la reparación de maquinaria y herramientas y el montaje de talleres, entre ellos algunos textiles’, puntualizó.

El gobierno etíope promueve un proyecto a gran escala de transformación para llevar la economía de un predominio agrícola a una fase industrial, pero ese proceso requiere asesoría pormenorizada, de acuerdo con expertos.

Así, las autoridades promueven intercambios de formación y capacitación profesional con diversos países, entre ellos Cuba, a la que consideran líder en el sector educativo en sentido general.

González argumentó que como resultado de los vínculos se puede mejorar la calidad de las técnicas de enseñanza de quienes se dedican a impartir educación técnica, con resultados tangibles en el posterior desempeño profesional en fábricas y otras áreas económicas.

A su vez, destacó que se pudo corroborar la atención y seguimiento sistemático dado por la Embajada de Cuba a la misión educativa en sentido general.

A partir de las conversaciones con homólogos etíopes, ahora se pudieron rubricar memorandos en proyectos relacionados con la producción de azúcar y sus derivados y otros dirigidos al desarrollo de la preparación pedagógica y metodológica de los profesores.

Las expectativas son traer más de 200 colaboradores, en correspondencia con la propia petición del país, lo cual significaría un despegue considerable, si se toma en cuenta que actualmente laboran aquí siete especialistas educativos procedentes de Cuba, en igual número de regiones etíopes.

Las áreas en las que está previsto reforzar la asistencia incluyen mecatrónica, automecánica, hotelería y turismo, textilería, agronomía, y servicios gastronómicos, entre toras.

En 2002 comenzaron los diálogos para establecer tratados formales en materia de educación, aunque no fue hasta el año pasado que se concretaron, como continuidad de aquellas primeras conversaciones pero con perfiles mucho más amplios.

La Educación Técnica y Profesional tiene como misión dirigir científicamente la formación inicial y continua de la fuerza de trabajo calificada de nivel medio, así como la capacitación a la población, a través de la integración escuela politécnica y de oficios-entidad laboral.

La afirmación de que este subsistema se concibe como dinamizador del desarrollo económico y social se sustenta en el impacto de la preparación profesional de los trabajadores como fuerza productiva determinante, por lo que de sus resultados depende en buena medida la activación de distintos indicadores de una nación.