Estados africanos enfrentarán a islamistas nigerianos

0
564

Mohamed Ould Abdel Azis et Ibrahim Boubacar KeitaPaíses del Sahel y el Saharia miembros de la Unión Africana (UA) concertan en esta capital mecanismos y acciones para enfrentar al grupo islamista nigeriano Boko Haram, según un comunicado difundido ayer.

Jefes de los servicios de seguridad de esa subregión continuaron aquí contactos emprendidos en días pasados para formar un grupo de trabajo africano que deberá combatir a esas milicias integristas que operan desde el norte del vecino país.

El mecanismo contra Boko Haram liderado por la UA estaría integrado por expertos de los países afectados o amenazados por el grupo radical y deben ser implementados dentro de dos semanas, según la nota del organismo regional.

Los militares movilizados compartirían experiencias con las autoridades nigerianas y harán recomendaciones sobre la posible contribución de otros países del Sahel y del Sahara para reforzar la lucha contra Boko Haram.

La UA ha encomendado además a su Consejo de Paz y Seguridad el inicio de gestiones diplomáticas para que el Consejo de Seguridad de la ONU declare a la secta rigorista nigeriana como grupo terrorista internacional

Los jefes de seguridad, cuyas gestiones anteriores en esa dirección se produjeron en una reunión en la capital de Burkina Faso, Uagadugú, decidieron enviar a Nigeria en breve un grupo de especialistas para ayudar a la búsqueda de unas 200 niñas secuestradas por Boko Haram.

Ese último aporte del bloque africano, que se sumó a la condena internacional contra el rapto de las estudiantes de una escuela en el estado nigeriano de Borno el 14 de abril pasado, se integra al de fuerzas británicas, estadounidenses, canadienses, belgas e israelíes. Los jefes de seguridad de países del Sahel y el Sahara miembros de la UA asumen también medidas para crear una célula en la capital nigeriana, Abuja, que coordine información de África Occidental para lo que ya se estima como guerra regional contra Boko Haram.

Los militares expresaron, asimismo, su preocupación por actos islamistas como el secuestro de las estudiantes de un liceo de la localidad norteña de Chibok y la voladura ese mismo día de una estación de ómnibus en Abuja con saldo de unos cien muertos.

Las reuniones en la capital etíope, sede de la UA, son encauzadas hacia una estrategia panafricana inmediata contra el extremismo religioso y la radicalización en las demarcaciones de residencia de los islamistas armados.

Otra iniciativa de los jefes de seguridad es la supervisión de las actividades de predicadores musulmanes extranjeros acusados de promover la radicalización de esa confesión entre la población para facilitar el reclutamiento de jóvenes hacia actividades terroristas.

Los militares reunidos en Addis Abeba llamaron a respaldar esas estrategias con los fondos financieros requeridos para su despliegue en Nigeria.

Boko Haram, nombre que en lengua hausa nigeriana significa «la educación occidental es pecado», lucha desde 2009 para imponer un Estado islámico en el norte del país africano, de mayoría musulmana.