Eritrea desmiente supuestas intenciones de sabotear gran presa etíope

0
485
El presidente de Eritrea, Isaias Afeworki, desmintió rumores respecto a que su país tiene la intención de sabotear junto al de Egipto la construcción de la Gran Presa Renacimiento de Etiopía (GPRE), informó hoy el periódico Sudán Tribune.

El jefe de Estado aseguró que carecen de fundamento esas afirmaciones sobre supuestos actos contra el embalse edificado sobre aguas del Nilo por el gobierno de Addis Abeba, que acusa con frecuencia al de Asmara de asociación con El Cairo para atentar contra su soberanía, añadió la fuente.

Afeworki, que en octubre pasado se entrevistó por primera vez con su colega egipcio, Abdel-Fattah Al-sisi, admitió que esos lazos bilaterales crecieron en corto tiempo e implicarán ‘importantes dividendos para la promoción de la paz y la estabilidad en la región’.

El presidente eritreo aludió al referirse a Etiopía a anteriores declaraciones del vecino país respecto a que Asmara apoya a grupos etíopes de oposición en presuntas acciones para interrumpir la construcción del mega proyecto hidroeléctrico.

Expertos de la región comentaron que Addis Abeba invierte miles de millones de dólares en la represa y sus instalaciones hidroeléctricas asociadas para convertirse en un centro de energía renovable de la región.

Según esas fuentes, Etiopía planea exportar grandes cantidades de electricidad limpia y barata a países vecinos más cercanos en la región y también a otros de África y Medio Oriente, un ambicioso plan para convertirse para 2025 en un país de ingresos medios.

La GPRE, cuya construcción se inició en 2013, está ya a un 60 por ciento, despertó un litigio ventilado en rondas de diálogo aún vigentes entre los tres grandes beneficiados del río Nilo, Etiopía, Sudán y Egipto, este último el más dependiente, sobre todo para el 80 por ciento de su población.

Las negociaciones derivaron en un acuerdo de cooperación firmado en marzo de 2015 en Jartum, en el que consta el compromiso de Etiopía de que el embalse no perjudicará los intereses de Sudán y Egipto y más bien les proporcionará beneficios económicos.

Las fuentes del Nilo, segundo río más largo del mundo, con seis mil 853 kilómetros (24 kilómetros menos que el líder Amazonas) son el Nilo Blanco, nacido en los Grandes Lagos, y el Nilo Azul, que se une en la capital sudanesa al cauce principal tras surgir en el lago Tana, cuyas aguas son las que alimentarán la GPRE.

La presa, la mayor de África y la octava más grande del mundo, se construye a un costo de 4,2 mil millones de dólares, tendrá una capacidad de 74 mil millones de metros cúbicos y generará hasta 6 mil 450 megavatios de potencia, la segunda hidroeléctrica del mundo, después de la de las Tres Gargantas, en China.