Eritrea califica como «hipérbole indecente» el informe de DDHH de la ONU

0
666

eritrea-presidenteEritrea ha desestimado este martes un informe de Naciones Unidas sobre la situación de los Derechos Humanos que acusa al país africano de promover ejecuciones extrajudiciales, tortura y esclavitud sexual, y que las autoridades eritreas han tachado de «hipérbole indecente».

El Ministerio de Exteriores eritreo ha afirmado en un comunicado que los indicios presentados por la ONU sobre las supuestas violaciones de los Derechos Humanos perpetrados por el país contra sus propios ciudadanos son «totalmente infundados y desmerecidos».

«Está claro que el informe contiene acusaciones extremas y una hipérbole indecente, e incluye referencias cínicas e injustificadas a ‘posibles crímenes contra la Humanidad’, con la intención de evitar una reflexión sobria sobre la realidad de Eritrea», ha manifestado el Ministerio de Exteriores.

El comunicado no ha hecho referencia a las acusaciones concretas contenidas en el informe publicado el lunes por la Comisión de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, como resultado de un año de investigación. La Comisión manifestó haber pedido al Gobierno acceso a información oficial pero no recibieron respuesta alguna.

El informe concluye que prácticas similares a la esclavitud se producen de forma rutinaria en el país africano y que la tortura está tan extendida que es como si el propio Gobierno estuviera promoviendo su uso.

Además, el texto de la ONU asegura que el Gobierno eritreo esclaviza a los ciudadanos mediante un sistema conocido como «servicio nacional», que incluye «arrestos arbitrarios, tortura física, abusos sexuales y trabajos forzados».

Se supone que este servicio nacional dura 18 meses, pero la comisión de la ONU informó sobre una entrevista realizada a un ciudadano eritreo que había huido del país después de haber estado detenido durante 17 años. Varios testigos afirmaron que se había llegado a ejecutar a ciudadanos que intentaron evitar ser reclutados para dicho servicio en el 2013, de acuerdo con el texto de Naciones Unidas.

Eritrea mantiene una amplia red de detenciones a cualquiera que trate de abandonar el país, a los que el Gobierno considera como traidores. De un 6 a un 10 por ciento de ciudadanos del país se encuentran registrados como refugiados por Naciones Unidas y son cada vez más los que tratan de llegar a territorio europeo a través del mar Mediterráneo.

Eritrea implantó una política en sus fronteras que consistía en disparar hasta la muerte a los que intentaban cruzarla, con el objetivo de detener la huida de sus ciudadanos. La comisión de la ONU ha asegurado que en 2014 las autoridades continuaban con esta medida, llegando incluso a disparar contra niños. El Gobierno, por su parte, afirma que dicha estrategia finalizó hace tiempo.