Equal Earth, el mapamundi que hace justicia a África

0
932
Por Richard Ruíz Julién
Ninguna otra región del mundo como África pagó el precio del error: hasta el mapamundi más utilizado, conocido como Mercator, la representaba, según científicos, con una extensión muy inferior a la que en realidad tiene.
Por ello, el sistema de enseñanza en Etiopía, desde la primaria hasta la universidad, ahora apostará por exhibir en sus aulas una versión más ajustada a la verdad.

Hay un mundo diferente en cada mapa, puesto que ninguno es preciso, o sea, todos de alguna manera mienten. Y el dominante que estamos habituados a utilizar no está exento de críticas, detalló a Prensa Latina el geógrafo Ahmed Mohamed.

Recientemente, unos investigadores han intentado dar con la cartografía más precisa habida hasta el momento: el Equal Earth map.

Es una historia bien conocida: durante siglos, la mayor parte del globo terráqueo se habían basado en versiones más o menos exactas de la proyección de Gerardus Mercator, cosmógrafo flamenco que en 1569 legó a la humanidad uno de los artefactos visuales más influyentes de todos los tiempos.

Aquella representación, copiada hasta la saciedad, era tremendamente útil para los navegantes post-medievales, dado que permitía establecer rutas predecibles.

Ahora bien, al mismo tiempo pagaba un altísimo precio: la distorsión total de las tierras concentradas en los polos, en opinión de especialistas.

Como cualquier otro cartógrafo, Mercator se enfrentó al inmemorial reto de encajar un objeto tridimensional en un plano bidimensional.

Era imposible que los continentes, de un modo u otro, se vieran modificados y truncados. Las particularidades de su proyección provocaron que fueran las tierras más próximas al Ecuador las que pagaran el plato roto.

Y ninguna otra como África, cuya longitud se extiende desde las latitudes templadas del Mediterráneo hasta Sudáfrica, aún a miles de kilómetros de la Antártida, detalló Mohamed.

El mapa en cuestión sacrificó una reproducción fidedigna de la región para siempre, empequeñeciéndolo en comparación a las vastísimas tierras de Canadá, Rusia o Groenlandia, aquellas que se desplegaban por encima del Círculo Polar Ártico; la isla, en concreto, resultaba igual de grande que el continente.

Durante decenios la pregunta ha tenido poca relevancia; el intenso colonialismo que las naciones europeas impusieron aquí provocó que su proyección política (y por tanto visual) hacia el resto del planeta no fuera importante, refirió el comentarista y profesor de relaciones Internaciones de la Universidad de Addis Abeba, Bilal Derso.

Mercator podría haber diseñado su proyección con objetivos meramente comerciales, pero el resto de la humanidad se encargó de pensar a África en términos diminutos, añadió.

Fue un empequeñecimiento fruto tanto de las necesidades técnicas de la cartografía como de la ideología que se alimentó de ella, subrayaron los estudiosos.

Para remediar este error, ha habido algunos intentos algo más cercanos a la realidad, pero que todavía presentan problemas.

La proyección de Peters (llamada así por Arno Peters), también llamada proyección de Gall-Peters fue descrita por primera vez en 1855 por James Gall, que conserva la proporción entre las áreas de las distintas zonas de la Tierra: trata de huir de la imagen eurocéntrica del mundo.

Mucho mejor que Mercator es, por ejemplo, a consideración de los observadores, la creación de Arthur H. Robinson en 1961, y usada por la empresa de cartografía Rand McNally desde la década de 1960 y por la National Geographic Society entre 1988 y 1998.

Robinson pensó que su distribución producía una mejor visión de la totalidad que la que se hubiese logrado respetando las propiedades anteriormente nombradas.

Los meridianos se curvan suavemente, evitando extremos, pero al mismo tiempo estira los polos en largas líneas en vez de dejarlos como puntos.

El año pasado, las escuelas en Boston pasaron a utilizar mapas de pared de Gall-Peters.

Esto provocó una controversia entre los cartógrafos que llevó, según New Scientist, a que Tom Patterson y sus colegas, Bojan Åáavrič y Bernhard Jenny, confeccionaran Equal Earth, la cual también será utilizada ahora por Etiopía.

El nuevo mapamundi se parece al Robinson, pero muestra con precisión las áreas relativas. El resultado final es una proyección pseudocilíndrica similar que, sin embargo, conserva el área.

Visto de forma aislada, puede no parecer muy diferente de Mercator, aparte de los lados curvos, pero al lado del otro las diferencias dramáticas en los tamaños relativos de las masas de tierra son obvias, concluyeron los expertos.