Enviado de Liga Árabe conversará en Libia con facciones políticas

0
352
El enviado especial de la Liga Árabe para Libia, el tunecino Salah Al Din Al Jamali, viajará próximamente a Libia para sostener diálogos con las diversas facciones políticas en pugna por el poder central en esa nación.

‘Visitaré varias ciudades como Trípoli, Benghazi y Tobruk para apoyar el esfuerzo de los árabes por alcanzar una solución política en Libia’ aseguró Al Jamali, sin precisar fecha.

En sus declaraciones, recogidas hoy aquí por la prensa local, el diplomático resaltó además la coordinación existente entre los países vecinos de Libia y otras naciones árabes en pos de la paz en Libia.

Esperemos que la presión de Egipto, Argelia y Túnez sobre los hermanos de Libia, detalló, resulte en una solución política para poner fin al conflicto, ya que una solución militar no es una opción.

La víspera, los miembros del Alto Consejo de Estado de Libia acordaron reunirse sin intermediarios en El Cairo con representantes del rival Parlamento de Tobruk para avanzar en un posible acuerdo político sobre el conflicto civil libio.

La confirmación de esa disposición al dialogo directo, según Tamer El Refai, portavoz del Ejército egipcio, se produjo tras un encuentro de miembros del Consejo de Estado libio con el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas egipcias, Mahmoud Hegazi, quien funge de facilitador a las negociaciones de paz en el vecino país.

Esa entidad libia es un órgano consultivo creado bajo los términos del acuerdo de paz de Skhirat para Libia auspiciado por la ONU y firmado en diciembre de 2015 la homónima ciudad marroquí.

El pasado 14 de febrero las dos principales fuerzas políticas de Libia acordaron en El Cairo varias acciones a acometer, las cuales, de materializarse, conducirían a la hasta ahora elusiva paz en esa nación.

El resultado se logró tras reuniones -indirectas- entre el presidente del Consejo Presidencial de Libia, Fayaz Al Sarraj, y el mariscal Khalifa Haftar, junto al presidente del parlamento de Tobruk, Aguila Saleh, mediadas por Hegazi y el ministro de Relaciones Exteriores de Egipto, Sameh Shoukry.

Actualmente en Libia existen varios centros de poder repartidos entre el Gobierno de Unidad Nacional, instalado en Trípoli y auspiciado por las Naciones Unidas, la Cámara de Representantes de la ciudad de Tobruk (HoR), que no reconoce al GUN, y los remanentes del Congreso Nacional General (GNC), de corte islamista que pretende suplantar al GUN en la capital.