En Libia los rebeldes rechazan las alegaciones de la ONU

0
76

Las fuerzas del gabinete libio rival del Gobierno de Acuerdo Nacional (GAN) refutaron hoy alegaciones de la Misión de la ONU (Unsmil) según las cuales impiden el aterrizaje de aviones con ayuda humanitaria.

Libia está sumida en el caos desde que en 2011 una ofensiva aérea de la OTAN, basada en la interpretación sesgada de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, derrocó al gobierno constitucional y propició el asesinato del líder Muamar Ghadafi.

La ONU ‘puede utilizar el aeropuerto de (la ciudad) de Misrata, que está abierto a los vuelos civiles y privados y recibe decenas de aviones todos los días’, señala un comunicado del portavoz del autodenominado Ejército Nacional Libio (LNA), leal al gobierno establecido en la localidad de Tobruk (este), rival del basado en esta capital.

Negamos el permiso para aterrizar en una base controlada por un colonialista porque puede causar cualquier operación contra aeronaves o individuos de la cual seremos acusados, añade el texto, conocido en esta capital y rubricado por el general Ahmed al-Mosmari.

El gabinete establecido en Tobruk, que cuenta con el apoyo de Egipto y Emiratos Arabes Unidos, entre otros factores internacionales, acusa a Turquía de tener ambiciones colonialistas sobre Libia, en particular desde la llegada a Trípoli de especialistas militares de ese país euroasiático.

La ciudad de Misrata es el último bastión de peso de las milicias que apoyan al GAN y el jefe de las tropas del gobierno en Tobruk, mariscal Khalifa Haftar, que los califica al igual que al GAN de escoria islamista, ha jurado expulsarlos del país.

La víspera la Unsmil acusó a las tropas de Haftar de impedir el aterrizaje de aviones adscritos a ese ente con personal y ayuda humanitaria.

En tanto, prosiguen las gestiones internacionales para lograr un cese de hostilidades y el inicio de conversiones directas entre las partes en conflicto, una iniciativa que, en la práctica fracasó en dos ocasiones