En libertad bajo fianza el dirigente opositor arrestado en Nigeria

0
210

Nasir el RufaiEl Servicio de Seguridad Estatal nigeriano (SSS) ha puesto este martes en libertad bajo fianza al ‘número dos’ del principal partido opositor, Nasir el Rufai, que fue detenido la víspera por unas declaraciones en las que alertaba de que podrían registrarse incidentes violentos durante las próximas elecciones presidenciales.

   El Rufai declaró el jueves pasado al diario ‘ThisDay’ que es “probable” que las elecciones previstas para el 14 de febrero de 2015 sean “violentas” y “muera mucha gente”, como sucedió en los anteriores comicios. Poco después de esos comentarios, el Servicio de Seguridad Estatal nigeriano criticó esas declaraciones por considerarlas “incendiarias”.

“Se le ha concedido la libertad bajo fianza”, ha indicado la portavoz del SSS, Marilyn Ogar, en declaraciones telefónicas a Reuters. La portavoz no ha querido aclarar qué cargos se le imputan a El Rufai. El partido de El Rufai, el Congreso de los Progresistas (APC), aún no se ha pronunciado sobre la detención de su ‘número dos’.

Se prevé que las próximas elecciones sean las más reñidas desde el fin del régimen militar en 1999 y el país se prepara ante la posibilidad de que puedan registrarse incidentes violentos. Los altercados suelen producirse para intimidar a los votantes antes de las elecciones o por discrepancias sobre el resultado.

Desde la comisión electoral se ha asegurado este viernes que las elecciones presidenciales y parlamentarias se llevarán a cabo el 14 de febrero de 2015 y las votaciones para el cargo de gobernador se celebrarán una semana después.

Los partidarios del presidente, Goodluck Jonathan, se encuentran enzarzados en una intensa disputa con otros miembros del partido en el poder sobre si el jefe del Gobierno debería o no postularse para otro mandato.

Sus críticos aseguran que de presentarse, se violaría una norma no escrita que estipula que el poder debe rotar cada dos mandatos entre el norte, mayoritariamente musulmán, y el sur, fundamentalmente cristiano.

La disputa interna en el partido del poder, el Partido Popular Democrático (PDP), ha hecho que la oposición sea más fuerte que nunca. El rechazo a los mandatarios ha crecido recientemente en Nigeria desde que los principales partidos de la oposición se fusionaran en febrero de 2013. Cinco gobernadores de los estados y decenas de legisladores abandonaron el partido en 2013.

Las anteriores elecciones celebradas en el país que representa la segunda economía más grande de África han sido violentas y llenas de irregularidades.

Las de 2011, en las que Jonathan resultó elegido, fueron vistas como las más justas desde el fin de la dictadura. Sin embargo, las disputas en torno a la votación se saldaron con al menos 500 fallecidos en la peores situaciones de violencia postelectorales que Nigeria ha vivido.