Empresarios chinos exploran potenciales negocios en Etiopía

0
499
Directivos de 70 compañías chinas exploran nuevas oportunidades de negocios en Etiopía en las ramas de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y las industrias manufactureras.

Las conversaciones tienen lugar en un encuentro bilateral sobre comercio e inversiones, que sesionará en esta capital durante dos días.

Según destacó Lu Pengqi, vicepresidente del Consejo Chino para la Promoción del Comercio Internacional, la delegación de su país está compuesta por entidades provenientes de la ciudad de Shenzhen, convertida en un importante centro de innovación tecnológica.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Shenzhen ascendió a 283 mil millones de dólares en 2016, mientras el PIB per cápita se ubicó en 25 mil dólares, ello denota su transformación en una de las áreas más desarrolladas de China, indicó.

En menos de 40 años, refirió, dejó de ser una aldea pesquera para convertirse en lo que es hoy: un sitio de avanzada con cerca de 12 millones de habitantes, donde radican más cinco mil 300 empresas chinas, incluidos los gigantes tecnológicos Huawei, ZTE y Tencent, cuyas inversiones en el extranjero suman unos 80 mil millones de dólares.

De acuerdo con el ministro etíope de industrias, Tadesse Haile, el intercambio comercial entre su país y China registró un monto de tres mil 600 millones de dólares en 2016, pero las inversiones de Shenzhen y de la provincia de Guangdong en Etiopía estuvieron por debajo de las ejecutadas por otros territorios de esa nación asiática.

Al decir del funcionario, los nexos con Shenzhen resultan convenientes, pues se trata de un enclave con industrias intensivas en conocimiento, así como en mano de obra, como la textil.

Etiopía, comentó, aspira a lograr transferencias de tecnologías en el campo de las TIC y para el fomento de las ramas intensivas en mano de obra, las cuales emplean aquí a 45 millones de personas.

Para Fitsum Arega, comisario de la Comisión Etíope de Inversiones, entre las ventajas nacionales para atraer empresas extranjeras figuran la ubicación geográfica, el bajo costo de la fuerza laboral y los incentivos de política fiscal.

Están en vigor, ejemplificó, exenciones fiscales para las compañías que inviertan en parques industriales y brinden acceso a los mercados de Europa y Estados Unidos libre de aranceles.