Empleo de energías renovables transforma el panorama mundial

0
317
La búsqueda de alternativas para disminuir la dependencia de los combustibles fósiles transforma hoy a pasos acelerados el panorama energético internacional con una creciente tendencia al empleo de las fuentes renovables de energía (FRE).

De todas, la solar es la más representativa y solo en 2017 la inversión alcanzó unos 160 mil 800 millones de dólares, un 18 por ciento más que el año precedente, mientras en comparación con otras FRE recibió un 57 por ciento más, sin contar las grandes hidroeléctricas.

Además, la fotovoltaica obtuvo más inversiones para nueva capacidad de generación que fuentes tradicionales como el carbón y el gas, con unos 103 mil millones de dólares.

Una reciente publicación del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), la Escuela de Fráncfort y Bloomberg New Energy Finance para analizar las FRE asegura que en 2017 la fotovoltaica alcanzó una capacidad adicional para producir 98 gigavatios (GW), una contribución superior al resto de las fuentes que en conjunto añadieron 59 GW.

La mayor apuesta por la energía solar la realizó China que agregó más de la mitad del total mundial de la nueva capacidad de producción unos 53 GW, e invirtió unos 86 mil 500 millones de dólares, un aumento del 58 por ciento con respecto a 2016.

Después del gigante asiático le siguieron Australia, México y Suecia, mientras que otras grandes economías disminuyeron sus inversiones, como Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania o Japón.

Sin embargo, pese al retroceso en la inyección financiera en las FRE de grandes potencias económicas, el 2017 fue el octavo año consecutivo en que la inversión global excedió los 200 mil millones de dólares, sin contar los grandes proyectos hidroeléctricos.

De acuerdo con el informe Tendencias globales en la inversión en energías renovables 2018, el año anterior adquirió un récord de capacidad de producción de energía limpias de 157 GW frente a los 143 GW de 2016, y superó ampliamente los 70 GW de los combustibles fósiles.

Al respecto, el director ejecutivo del Pnuma, Erik Solheim, señaló que el extraordinario aumento en la inversión solar muestra un cambio en el mapa energético global y significó entre sus beneficios económicos que constituye una fuente de empleo de mejor calidad y remuneración.

Agrega el texto que entre 2007 y 2017 la inversión mundial en las FRE ascendió a 2,7 billones de dólares (un millón de millones), un alza desde un 5,2 por ciento hasta el 12,1 por ciento.

Las renovables también tuvieron registros favorables medioambientales, la proporción de electricidad generada mediante ellas evitó que se emitieran a la atmósfera 1,8 gigatoneladas de dióxido de carbono, el equivalente a las emanaciones del sistema de transporte de Estados Unidos.

Pero pese a los grandes avances, el presidente de la Escuela de Finanzas y Administración de Fráncfort, Nils Stieglitz, destacó que las energías renovables todavía están lejos de proporcionar la mayoría de las necesidades eléctricas, y alertó que aún queda largo camino por recorrer.