Empieza a normalizarse situación en Burundi, afirma vicepresidente

0
192

Gaston_SindimwoLa situación en Burundi empieza a normalizarse, aunque todavía tenemos problemas porque pasamos por una fase difícil de guerra e inestabilidad, afirmó aquí el primer vicepresidente de ese país, Gaston Sindimwo.

Hacemos todos los esfuerzos para calmar el ambiente en la nación, dijo a la prensa Sindimwo, tras sostener una audiencia con el presidente angoleño, José Eduardo dos Santos.

Defendió un mejor entendimiento con las autoridades ruandesas, a quienes acusa de instigar y crear focos de tensión en Burundi.

“Queremos tener buenas relaciones con Ruanda, nuestro vecino, como mantenemos de amistad y cooperación con otros países del continente”, señaló el primer vicepresidente burundés, quien estuvo en Luanda para participar en la cumbre de jefes de Estado y Gobierno de la Conferencia Internacional para la Región de los Grandes Lagos (Cirgl).

Ese foro fue aplazado para marzo por falta de quórum, según informó ayer el ministro de Relaciones Exteriores de Angola, Georges Chicoty.

La situación de seguridad en Burundi se deterioró en los últimos meses y se revivieron temores sobre un nuevo conflicto tras la reelección del presidente Pierre Nkurunziza, en julio pasado.

Su tercer periodo en el poder es rechazado por la oposición al argumentar que viola la Constitución y el pacto de Arusha que puso fin a la guerra civil (1993-2005).

El resultado electoral no ha sido reconocido por la comunidad internacional, que argumenta falta de garantías en su realización.

Durante la plática con el mandatario angoleño, Sindimwo transmitió un mensaje verbal de Nkurunziza, quien agradece la acogida en este país y, sobretodo, la amistad y cooperación entre Angola y Burundi.

Pese a la suspensión del encuentro cimero, esta semana hubo reuniones aquí de jefes de Estados Mayores y de Defensa de la Cirgl.

La sexta cumbre tenía entre sus objetivos discutir la elección de un nuevo secretariado ejecutivo.

Asimismo realizar un balance de los dos años de Angola al frente de la Conferencia y examinar una propuesta para su continuidad en la presidencia de la organización.

El mandato siguiente debía ser asumido por Kenya, que retiró su candidatura, y los Estados miembros propusieron, por unanimidad, la dirección de Luanda por dos años más.

También figuraba en agenda el análisis de los conflictos que afectan al subcontinente, en especial la situación en Sudán del Sur, Burundi, República Centroafricana (RCA) y la República Democrática del Congo (RDC).

Integran la Conferencia, creada en 1994, Angola, Burundi, RCA, República del Congo, RDC, Kenya, Uganda, Ruanda, Sudán, Sudán del Sur, Tanzania y Zambia.