Emmerson Mnangagwa critica las sanciones de Estados Unidos

0
78
El presidente Emmerson Mnangagwa criticó las renovadas sanciones de Estados Unidos contra Zimbabwe, que calificó de ilegales, y pidió al embajador de ese país en Harare transmitir a Washington una apreciación correcta de la situación en esta nación africana.
Según confirmron fuentes oficiales, el presidente Mnangagwa citó ayer al embajador estadounidense Brian Nicholson para expresarle su inconformidad con esas sanciones y reiterarle que su Gobierno estará concentrado en el desarrollo del país y la salvaguarda de la paz.

La reunión con Nicholson tuvo lugar días después que el presidente Donald Trump convirtió en ley el Acta de Recuperación de la Democracia y la Economía de Zimbabwe, que endurece las medidas contra el país.

Mnangagwa opinó que el nuevo Embajador, quien presentó el mes pasado sus cartas credenciales, debe tener un entendimiento adecuado de los acontecimientos políticos en este Estado.

Intercambiamos puntos de vista y mis criterios acerca del panorama actual en Zimbabwe y los esfuerzos que hacemos para hacer avanzar el país, expresó Mnangagwa.

Queremos que nuestro pueblo, por sí mismo sea pacífico, transmita el mensaje de paz, tranquilidad y unidad, agregó.

Solo cuando el país está en calma es estable y las personas en un clima de paz pueden avanzar en el camino del desarrollo para prosperar. ‘Este es el mensaje que debe transmitir nuestro pueblo’, comentó.

Por su parte, el diplomático estadounidense admitió que en los últimos nueve meses Zimbabwe ha registrado un desarrollo positivo, aunque denunció fuertemente los incidentes violentos ocurridos en esta capital el 1 de agosto.

Esos actos de violencia, que costaron seis vidas y daños millonarios a la propiedad, fueron promovidos por seguidores de la opositora alianza Movimiento por el Cambio Democrático (MCD), que dirige Nelson Chamisa, perdedor de las elecciones generales que dieron la victoria a Mnangagwa.

Consultado por la prensa en esta capital, Nicholson justificó la firma del documento de sanciones por el presidente Trump, porque a su juicio está en conformidad con la realidad en Zimbabwe y favorece reformas en áreas de democracia, derechos humanos, reformas económicas y respecto de la ley.

‘Estos son pasos importantes que conozco cuentan con el compromiso del presidente Mnangagwa y de Chamisa. Creemos que la ley ofrece un marco para nuestra cooperación con Zimbabwe’, señaló el Embajador de Estados Unidos.

Al responder una pregunta acerca de esta decisión de Trump de renovar las medidas punitivas contra Zimbabwe, el presidente Mnangagwa cuestionó si él ‘debía preocuparse por lo que sucede en Estados Unidos y si ellos debían inquietarse por nosotros’. Funcionarios políticos citados en la prensa local censuraron a Estados Unidos por abrigar puntos de vista preconcebidos al renovar las sanciones ilegales, incluso antes de la celebración de elecciones generales, las cuales fueron respaldadas por organizaciones locales e internacionales.

También recordaron que los dirigente del opositores MCD Nelson Chamisa y Tendai Biti viajaron a Estados Unidos para pedir a la administración Trump más sanciones contra este país.

Eso mismo había reclamado con anterioridad el desaparecido líder de esa organización política opositora Morgan Tsvangirai, quien acudió con igual pedido no solo a Estados Unidos sino al Reino Unidos y la Unión Europea.

Entretanto, el ministro de Relaciones Exteriores y Comercio Internacional, Sibusiso Moyo, declaró recientemente que Zimbabwe mantendrá sus contactos con Estados Unidos pese a la ‘lamentable firma de esa ley’ y dijo que muchos de sus reclamos ya han sido solucionados por el nuevo gobierno que encabeza Mnangagwa desde noviembre pasado.

Estamos determinados a mantener nuestros contactos con la administración estadounidense para restaurar nuestras relaciones bilaterales y que vuelvan a la normalidad, dijo Moyo, quien subrayó que se trata de una ley extraterritorial.

Zimbabwe, afirmó, no está obligado a respetar las legislaciones de otro país.

El canciller de Zimbabwe aprovechó la ocasión para recordar que observadores de Estados Unidos siguieron de cerca el proceso electoral que dio la victoria a Mnangagwa.