Emergen nuevas discrepancias en federación sindical sudafricana

0
455

zwelinzima-vaviUn influyente gremio laboral demandó hoy la restitución del exsecretario general del Congreso de los Sindicatos de Sudáfrica (Cosatu) Zwelinzima Vavi, en un nuevo litigio dentro de esa organización integrante de la llamada Triple Alianza que gobierna a este país.

La organización sindical Unión de la Química, Energía, Papel, Imprenta, Madera y Actividades Afines (CEPPWAWU, siglas en inglés) inicialmente respaldó la suspensión de Vavi con cargos de corrupción, pero esta semana cambió de opinión.

Miles de afiliados a este foro en las provincias de North West, Eastern Cape y Western Cape se unieron al pedido de redención de Vavi, y también aclararon que no dejarán de apoyar al Congreso Nacional Africano (CNA) en las próximas elecciones.

Durante una conferencia en Braamfontein, Johannesburgo, el presidente regional del grupo Mponeng Dibetso reclamó que la suspensión de Vavi sea invalidada con efecto inmediato.

En enero nueve gremios afiliados al Congreso de Sindicatos amenazaron a la federación con tomar medidas drásticas si no son retirados los cargos contra el exsecretario general.

Cosatu, el CNA, y el Partido Comunista de Sudáfrica integran la llamada Triple Alianza que gobierna en el país austral desde el desmantelamiento del sistema racista del apartheid en 1994.

Los sindicatos reclamantes representan casi el 50 por ciento de todos los miembros de la federación y también exigieron al líder de Cosatu, Sdumo Dlamini, la convocatoria de una asamblea nacional extraordinaria antes de marzo.

Entre los foros querellantes resaltan la Unión Nacional de Trabajadores Metalúrgicos, la Unión Democrática de Enfermeras, el Sindicato de Trabajadores Municipales, la Junta de Trabajadores Públicos, y el Sindicato de Empleados de la Comunicación.

Líderes de estos grupos alegaron que habían perdido la cuenta del número de cartas remitidas a Dlamini y otros dirigentes en demanda de un congreso especial que no ignore la voluntad de los trabajadores.

Vavi fue suspendido hace cinco meses por corrupción. Enfrenta cargos vinculados a relaciones extramaritales con una joven empleada y un presunto intento de venta de la sede de la federación de sindicatos en Braamfontein.

La expulsión de Vavi tuvo un impacto político directo porque indujo la separación voluntaria de miles de sus seguidores en el sector de la metalurgia del foro central Cosatu, a pocos meses de comicios generales en este país.