Eligen separatistas cameruneses nuevo líder tras arresto del anterior

0
586
Los separatistas anglófonos cameruneses anunciaron un nuevo líder, el hasta ahora desconocido Sako Ikome Samuel, quien de inmediato declaró que la República de Ambazonia entró en la etapa de autodefensa.
República de Ambazonia es el nombre dado por los secesionistas a su país, parte del territorio de Camerún, a cuyo gobierno, dirigido por el presidente Paul Biya, integrante de la mayoría francófona, acusan de discriminación.

El líder original de los angloparlantes, Julius Ayuk Tabe, buscó asilo en la vecina Nigeria, pero fue deportado a principios de esta semana junto a otros 46 miembros de la dirección política de la minoría de habla inglesa, asentada en las regiones noroeste y suroriental de este país africano.

Esta es la era de autodefensa (la de) legitimar los programas de protección de comunitarios para detener la destrucción insensata de nuestras propiedades en Ambazonia, señala el primer comunicado del flamante líder, difundido a través de Youtube.

Asimismo señala que el arresto y deportación de su antecesor y otros dirigentes comunitarios anglófonos ‘es un esfuerzo concertado de Nigeria, Camerún y el gobierno francés’ contra la República de Ambazonia, lo que provocó el envío a ambas zonas de un contingente mixto de soldados y policías, el cual ha sufrido 22 bajas a manos de milicianos armados.

En noviembre pasado, tras un ataque armado contra un puesto de control policial, las autoridades camerunesas emitieron órdenes de arresto contra 15 líderes angloparlantes del denominado Consejo Nacional de Camerún.

La crisis escaló desde la víspera cuando el gobierno central impuesto por un mes y prorrogable, un toque de queda de 10 horas en las regiones habitadas por anglófonos ‘debido a la inminencia de un ataque de los separatistas’. Hasta cierto punto la medida, en vigor una semana y prorrogable, contradice en cierta medida declaraciones tranquilizadoras del presidente Paul Biya quien horas atrás afirmó que la situación en las zonas de residencia de los angloparlantes ‘está estabilizada’.

El agravamiento de la crisis ha provocado un éxodo de por lo menos 30 mil personas hacia la vecina Nigeria el cual, según pronósticos, amenaza con extenderse y provocar un drama humanitario.