El UKIP suma una nueva polémica al criticar las leyes de discriminación racial

0
282

Nigel FarageEl líder del Partido de la Independencia de Reino Unido (UKIP), Nigel Farage, ha puesto en duda la necesidad de que el país cuente con leyes contra la discriminación racial y ha sugerido –y posteriormente matizado– que las derogarían en caso de llegar al Gobierno.

Farage ha asegurado, en una entrevista con la cadena Channel Four, que las normativas relativas a la discriminación por motivos de raza ya no son necesarias. Así, ha respondido con un contundente “no” al ser preguntado por si mantendría este tipo de leyes.

“Como partido, somos daltónicos”, ha apuntado a continuación, en unos comentarios que han desatado una ola de críticas y que llegan a menos de dos meses de que los británicos se pronuncien en las urnas en las elecciones parlamentarias.

El primer ministro británico, David Cameron, ha acusado a Farage de “buscar protagonismo” con este tipo de comentarios. “Las leyes protegen a las personas de la discriminación racial. Me preocupa mucho que no entienda eso”, ha advertido en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el principal líder de la oposición, el laborista Ed Miliband, ha tachado de “equivocadas” e incluso “peligrosas” las valoraciones de Farage. En este sentido, ha subrayado que las normas cuestionadas ahora por el UKIP “representan los valores” del país.

FARAGE MATIZA

Tras la polémica, Farage ha matizado unas declaraciones que considera “malinterpretadas” a propósito. El líder del UKIP ha aclarado que no tiene intención de derogar las leyes contra la discriminación racial, sino determinada legislación en materia de empleo.

Farage ha defendido que los empresarios puedan favorecer la contratación de ciudadanos de Reino Unido por encima de los extranjeros y ha apostado por proteger a todos los británicos, independientemente del color de su piel.
“Los medios y otros partidos pueden sesgar lo que he dicho, pero la verdad es que el UKIP cree en Reino Unido y luchamos por ello”, ha afirmado el dirigente euroescéptico.

Un sondeo publicado este jueves por el periódico ‘The Sun’ contempla para el UKIP una intención de voto del 14 por ciento, si bien el sistema electoral británico complica que el partido de Farage pueda traducir todo este apoyo en un gran número de escaños en la Cámara de los Comunes.

La encuesta sitúa al frente al Partido Laborista, con un 35 por ciento de los votos. Un punto por detrás figuran los conservadores de Cameron, mientras que la otra formación en el Gobierno, el Partido Liberal Demócrata, obtendría el 7 por ciento de los sufragios.