El Tribunal Supremo despeja el camino para el tercer mandato de Kagame

0
409

paul kagameEl Tribunal Supremo de Ruanda ha dictaminado este jueves que el presidente, Paul Kagame, podría postularse para un tercer mandato de siete años, rechazando el intento del principal partido de la oposición de bloquear los cambios de la Constitución.

En el último ejemplo de un líder de África que intenta continuar en el poder, el Parlamento controlado por Kagame respaldó una moción en julio para permitirle aumentar su número de mandatos.

Los cambios constitucionales deben aprobarse en un referéndum, aunque hay muy pocas oportunidades de que no se lleven a cabo debido al control que Kagame tiene sobre los medios y otros aspectos de la vida pública, además de la popularidad que alcanzó como constructor de la nación tras el genocidio de 1994.

«Todo depende de las opiniones de la gente», ha dicho el Tribunal Supremo en su fallo. El partido de la oposición, Democracia Verde, llevó el caso ante el Supremo, diciendo que continuarán presionando para proteger los límites constitucionales existentes, un tema candente en África después de movimientos similares por parte de otros líderes regionales.

«No estamos felices, pero no vamos a renunciar. Vamos a apelar al presidente», ha declarado el líder opositor Frank Habineza tras conocer la decisión. Kagame no ha dicho explícitamente que quiera aumentar su mandato, pero está abierto a negociaciones.

OTROS PRESIDENTES AFRICANOS

El fallo de la corte de Kigali ha atraído la atención de otros países africanos en donde los límites de los mandatos están bajo una presión similar.

La República del Congo va a celebrar durante este mes un referéndum para realizar varios cambios en su Constitución que permitirían a su presidente de 71 años, Denis Sassou Nguesso, extender su mandato durante décadas.

En el país vecino, República Democrática del Congo, los partidos de la oposición han acusado al presidente Joseph Kabila, quien lleva en el cargo 14 años, de conspirar para extender su mandato a través de la violencia y la manipulación del calendario electoral.

En Burundi, el presidente Pierre Nkurunziza provocó meses de protestas y un fallido golpe de estado en abril, cuando decidió postularse para un tercer mandato después de un polémico fallo de la corte que determinaba que sus dos primeros mandatos no contaban porque no fue elegido directamente.

El exlíder rebelde Kagame ganó premios nacionales e internacionales por la reconstrucción de Ruanda después del genocidio, en el que 800.000 personas, la mayoría de ellas Tutsis y Hutus moderados, fueron masacradas.

Sin embargo, varios observadores internacionales han criticado la opresión a la disidencia y los intentos de cambio de la Constitución. Washington ha declarado este mes que «se opone a aquellos que, en sus posiciones de poder, cambian las constituciones únicamente a favor de sus intereses políticos».