El tren ligero que cambió la realidad de Addis Abeba

0
389

Por Richard Ruíz Julién

Los atascos del tráfico son considerados parte integrante de la capital etíope, en vertiginoso crecimiento, aunque la caótica realidad está cambiando, tras poco más de tres años de funcionamiento del tren ligero, construido por China.

El ferrocarril transportó a unos 129 millones de pasajeros entre 2015, cuando se inauguró oficialmente, hasta fines de mayo de este año.

Redujo además los gastos de viaje, pues un boleto de ida cuesta como mucho seis birr (0,14 dólares), cantidad muy inferior al costo de un taxi o incluso un autobús.

‘El tramo, de 34,25 kilómetros, se ha convertido en una tarjeta de presentación de Etiopía; la puntualidad, seguridad, rapidez y conveniencia le catapultan en la actualidad como la primera opción para los ciudadanos’, refirió el Ministerio de Transporte en un comunicado al respecto.

A su vez, el riel constituye un símbolo de amistad, pues las dos compañías chinas a cargo del proyecto crearon un sistema completo para la operación y gestión ferroviaria y transfirieron técnicas y conocimientos al lado etíope de acuerdo con el contrato.

Por ejemplo, los empleados locales ahora han sido entrenados para llevar a cabo la mayor parte del trabajo de conducción.

Hasta el momento, la parte asiática realizó 16 sesiones de capacitación sobre la construcción de instituciones y 19 rondas de entrenamiento de la técnica del tren ligero.

Todo ello a través de la compilación de más de 200 libros de texto de apoyo y el lanzamiento de un sistema de instrucción para la compañía ferroviaria, según los datos oficiales emitidos al respecto.

Bajo el entrenamiento, 791 estudiantes de este país obtuvieron certificados de calificación laboral.

Solomon Alemayehu, uno de los alumnos que ahora laboran a tiempo completo en el tren, subrayó que aprendió mucho de sus compañeros de trabajo chinos, por ejemplo, cómo manejar de manera segura; también construyeron una profunda amistad y comprensión al colaborar juntos.

La puesta en marcha del plan cambió las perspectivas de desarrollo de la ciudad, dijo Wang Wei, gerente general de Shenzhen Metro Group.

Antes de que se abriera la vía férrea, la vida nocturna terminaba alrededor de las 8:00 p.m., pero como el ferrocarril ya está abierto hasta las 10:00 p.m., las tiendas y restaurantes prolongaron desde entonces su horario de atención.

Es fácil ir a hacer compras de artículos de necesidad para cualquiera casi durante todo el día, opción que agradecen sobre todo aquellos que concluyen su tiempo laboral más tarde.

Bajo la guía de los chinos, las autoridades de transporte etíopes han compilado un sistema estándar empresarial y de rescate de emergencia.

Así, las expresiones más notables de agradecimiento provienen de la población.

Para Nathan Mehari, un estudiante de arquitectura en la Universidad de Addis Abeba, llegar a la escuela solía tomar mucho tiempo y dinero, ya que los embotellamientos eran constates y costaban mucho tiempo desbloquearse.

Ahora demora menos con el tren ligero, y también es un viaje más agradable. Como explica Mehari, entrevistado por Prensa Latina, ‘las cabinas están limpias y son cómodas. A veces leo libros durante el trayecto’.

El ferrocarril ligero, con 39 estaciones en toda la capital, fue construido por China Railway Engineering Corporation, que actualmente opera la vía junto con Shenzhen Metro Group, otra empresa de esa nación.