El TPI retira los cargos contra el presidente de Kenia

0
425

Uhuru KenyattaEl Tribunal Penal Internacional (TPI) ha decidido retirar este viernes las acusaciones de crímenes contra la Humanidad contra el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, al que se responsabilizaba de la violencia desatada en el país tras los comicios de 2007.

Con esta decisión el TPI anula antes de empezar su caso más importante, aunque deja cierto margen para reactivarlo: los cargos, apunta, han sido «retirados», pero se reserva el derecho a investigar las numerosas irregularidades cometidas durante el juicio y que podrían desembocar en una acusación de desacato contra el presidente keniano, al que se acusa de corromper testigos.

El presidente de Kenia, no obstante, considera que no son nada más que excusas para justificar lo que en su opinión no es más que una persecución política. Sin embargo, el TPI ha recordado en su dictamen que «la corte se reserva el derecho de proclamar su jurisdicción sobre cualquier intromisión contra los testigos o sobre la recogida de pruebas».

A Kenyatta se le imputaban cinco cargos de crímenes contra la humanidad –asesinato, deportación o transferencia forzada, violación, persecución y otros actos inhumanos–, confirmados el 23 de enero de 2012.

La fiscal del TPI, Fatou Bensouda, afirmó la semana pasada que las pruebas no son suficientes para demostrar la supuesta responsabilidad penal del presidente Kenyatta en la violencia postelectoral más allá de una duda razonable.

La intención del TPI es despejar el ambiente de un juicio muy confuso que ha deteriorado su reputación como órgano judicial de crímenes internacionales. El TPI solo ha podido concluir tres casos, todos ellos de baja envergadura. Sus grandes objetivos — el presidente sudanés Omar Hasan al Bashir o el hijo del fallecido dictador Muamar Gadafi, Saif al Islam– permanecen fuera de su alcance.