El TPI reitera su «inalterable» voluntad de impartir justicia en Darfur

0
422

Fatou BensoudaLa fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional, Fatou Bensouda, ha recalcado este lunes su «inalterable» voluntad de lograr «una justicia independiente e imparcial» en el caso contra el presidente de Sudán, Omar Hasán al Bashir, acusado de crímenes de guerra y contra la Humanidad en el conflicto de Darfur.

«La pregunta que nos tenemos que hacer es si la gente de Darfur, que sigue soportando un sufrimiento reconocido, entre otros, por la Unión Africana (UA) recibirá la justicia que se merece», ha dicho en una comparecencia ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

«¿Será su llamamiento respondido finalmente a través de una justicia independiente e imparcial, o seguirán sus llantos haciendo frente a una pasividad silenciosa?», se ha preguntado.

Así, ha cargado contra «los que han elegido tergiversar de forma deliberada los actos diciendo que el TPI se está excediendo en Sudán», recalcando que «la rápida salida de Al Bashir de Sudáfrica demuestra que las órdenes de arresto contra él son válidas».

«Esas órdenes siguen en vigor, y mi oficina está comprometida a que sean ejecutadas», ha dicho Bensouda, antes de destacar que «la rápida acción de los tribunales de Sudáfrica son un precedente que debe ser emulado por otros estados».

«De una forma más general, el fallo del Tribunal Supremo de Sudáfrica destaca el creciente reconocimiento por parte de los tribunales nacionales de las obligaciones de los estados de cumplir con sus responsabilidad con el Derecho Internacional», ha añadido.

Por ello, ha reclamado a los estados miembro del TPI «que planifiquen por anticipado el arresto de cada individuo (que vaya a viajar a su país) de forma dirigida y eficiente».

En otro orden de cosas, ha destacado la «frecuencia y brutalidad» de los ataques contra civiles, y mujeres en particular, en Darfur, explicando que las personas presuntamente responsables de los mismos son aquellas contra las que pesan las órdenes de arresto.

Bensouda ha recordado además que su oficina hace frente a una falta de fondos y recursos para sacar adelante su trabajo, si bien ha asegurado que «esto no debe ser interpretado como una señal de que las investigaciones han sido cerradas o de que las víctimas de atrocidades en Darfur han sido abandonadas».

«Podemos y debemos hacer más para lograr paz y justicia y Dargur. Hay que recalcar que el Consejo de Seguridad de la ONU tiene un papel vital que jugar y que debe cumplir con su parte», ha remachado.

Renovación del mandato de la UNAMID

El Consejo de Seguridad de la ONU ha extendido un año este mismo lunes el mandato de la Misión de la Naciones Unidas y la Unión Africana en Darfur (UNAMID), expresando su preocupación ante el «grave deterioro» de la situación de seguridad en la provincia.

La misión, cuyo mandato expirará el 30 de junio de 2016, estará integrada por 15.846 militares, 1.583 policías y trece unidades policiales de 140 miembros cada una. La resolución ha sido aprobada por unanimidad.

El Gobierno de Sudán solicitó en noviembre de 2014 a la misión que ponga en marcha una estrategia de retirada gradual de la provincia, acogiéndose a la resolución 2173 del Consejo de Seguridad.

La citada resolución, aprobada en agosto de 2014, extendió el mandato de la misión durante diez meses y hacía hincapié en la protección de los civiles evolucionando hacia una labor más preventiva, con el despliegue militar y el patrullaje activo en zonas más propensas a conflictos y a actos violentos contra civiles.

Las tensiones entre el Gobierno sudanés y la UNAMID se enmarcan en las investigaciones de la misión sobre las presuntas violaciones en masa sufridas por cerca de 200 mujeres y niñas en la región. A pesar de que no ha encontrado pruebas por el momento, ha prometido seguir analizando el asunto.

El conflicto de Darfur ha acabado con la vida de más de 300.000 personas y ha desplazado a otros dos millones, de acuerdo con la información de Naciones Unidas.