El Supremo de Uganda admite irregularidades en la reelección de Museveni

0
259

Yoweri MuseveniEl Tribunal Supremo de Uganda ha reconocido que hubo “malas prácticas” en las últimas elecciones presidenciales de febrero pero ha rechazado anularlas por considerar que esas irregularidades no afectaron de forma sustancial a los comicios, en los que el actual mandatario, Yoweri Museveni, logró su reelección.

La decisión judicial frente al recurso de uno de los candidatos rivales de Museveni había desatado la expectación de los observadores políticos y de los opositores en un país en el que el sistema judicial ha sido frecuentemente acusado de parcialidad a favor del Gobierno.

En las elecciones presidenciales del 18 de febrero, Museveni logró la victoria con el 60 por ciento de los votos, pero todos sus rivales rechazaron los resultados denunciando fraude e intimidación a los electores por parte de las fuerzas de seguridad.

El veterano líder opositor Kizza Besigye, que quedó segundo en las elecciones con el 35 por ciento de los votos, ha estado en arresto domiciliario desde la jornada electoral. El 1 de marzo, Amama Mbabazi, que quedó tercero en las elecciones con menos del 2 por ciento de los votos, presentó un recurso ante el Tribunal Supremo para que impugnara los resultados de los comicios.

Como argumentos, denunció el retraso en la entrega de los materiales electorales, una inadecuada supervisión de las votaciones, corrupción e interferencias de las fuerzas de seguridad, circunstancias que consideró que provocaban una alteración de los resultados.

En un fallo aprobado por nueve jueces, el presidente del Tribunal Supremo, Bart Katureebe, ha afirmado que han encontrado pruebas de diversas malas prácticas, incluida interferencias de seguridad con la campaña de Mbabazi y la entrega tardía de materiales de voto, pero ha rechazado anular los resultados.

“Concluimos que no hubo cumplimiento de los principios de unas elecciones libres y justos”, ha señalado el magistrado. “Pero no consideramos que el incumplimiento haya afectado a los resultados de una manera sustancial. Esta petición se rechaza”, ha añadido.

Según la legislación electoral de Uganda, quien denuncie malas prácticas y solicite la anulación de los resultados de unas elecciones presidenciales debe demostrar que las irregularidades han afectado a los comicios de una manera “sustancial”.

En 2001 y 2006, dos recursos similares presentados por Besigye para solicitar la anulación de las presidenciales en las que Museveni se impuso fueron rechazadas con argumentos parecidos, provocando duras críticas al poder judicial.

Algunos de los gobiernos occidentales que han elogiado a Museveni en el pasado por su ayuda en la lucha contra los milicianos islamistas en Somalia le han criticado posteriormente por su persecución y acoso a los críticos y a la oposición.

El analista político Nicholas Ssengoba ha explicado a Reuters que la victoria de Museveni en los tribunales refleja las dificultades de la oposición para presentar pruebas del fraude en los comicios. Poco después de presentar el recurso, varios ladrones allanaron dos despachos de los abogados de Mbabazi y les robaron algunas de las pruebas que iban a presentar.

Mbabazi ha denunciado que el robo fue probablemente orquestado por la Policía, una acusación que el Gobierno ha rechazado. “Había tantos obstáculos contra Mbabazi que no han podido hacer mucho”, ha dicho Ssengoba.