El primer diputado negro en el Bundestag

0
472
Diaby
Karamba Diaby

Karamba Diaby  se ha convertido en el primer diputado de raza negra en el Bundestag. Diaby milita en el Partido Socialdemócrata (SPD) y busca un escaño en representación de la ciudad de Halle, en Alemania Oriental, una región más pobre que el resto del país y en la que las tensiones raciales se hacen más presentes. «Me están haciendo tantas entrevistas… ni que fuera Angela Merkel», bromea con los periodistas, aunque enseguida advierte que «yo preferiría ser conocido por mi programa y por mis ideas, no por el color de mi piel».

Diaby nació en Senegal hace 52 años. Llegó a Alemania en 1985, a la ciudad de Leipzig, antes de la caída del Muro de Berlín, cuando aún era territorio de la República Democrática Alemana. El motivo de su viaje era una beca para estudiar un doctorado en Química. No hablaba una palabra de alemán y, si en aquel momento alguien le hubera dicho que en el futuro se presentaría a unas elecciones, «habría pensado que estaba borracho, ¡o algo peor!», confiesa.

El caso es que pronto se dio cuenta de que en este país tenía muchas más y mejores posibilidades que en el suyo y le preocupaba la defensa de los derechos civiles. A principios de los años 90, un empresario en Halle intentó construir un proyecto inmobiliario en un terreno de huertos colectivos y el químico Diaby se implicó en el movimiento ciudadanoque se oponía. Así fue como comenzó a hacer política con el SPD y en 2009 fue nombrado concejal de su ciudad. «Estoy muy agradecido a los alemanes que me han confiado sus votos y creo que en estos años no he decepcionado a uno solo de ellos», presume.

En 2011 consiguió nacionalizarse alemán y hoy asegura sentirse «alemán de los pies a la cabeza». «No importa tanto dónde uno ha nacido sino dónde uno elige libremente vivir, el lugar en el que acepta todas las responsabilidades como ciudadano y donde exige disfrutar de todos los derechos irrenununcables. Eso es para mí la nacionalidad», defiende.

En Alemania hay en la actualidad 21 parlamentarios con un pasado inmigrante (entre ellos el ministro de Economía, Philipp Rösler, nacido en Vietnam y adoptado por padres alemanes), «pero en esto somos un país en vías de desarrollo», afirma Diaby, convencido de que lamulticulturalidad es un valor añadido de las sociedades modernas.

Su lema de campaña, que aparece en los carteles electorales y corean sus seguidores en los mítines es: ‘¡Ay, Karamba!’ y ésa es la expresión que él utiliza cuando le preguntamos por los eurobonos. «Sé que los países del sur de Europa lo están pasando muy mal, creo que la UE entera debe hacer un esfuerzo y me permito señalar que el pueblo alemán está siendo muy solidario. Les deseo lo mejor a los españoles», dice, escurriendo el bulto ante una pregunta comprometida.

Su llegada al Bundestag revestiría especial importancia histórica debido al pasado nazi de Alemania. «No sé qué pensaría Hitler si me viese, ni me importa demasiado», responde. «Me importa lo que piensan los alemanes de hoy, que son completamente diferentes a los nazis, se lo puedo asegurar».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here