El presidente de Madagascar lanza su defensa contra su reprobación

0
548

HeryEl presidente de Madagascar, Hery Rajaonarimampianina, ha lanzado este martes su defensa contra a la reprobación parlamentaria que amenaza su cargo y ha traído inestabilidad a la isla del Índico. Este movimiento supone un desafío legal a la decisión del Parlamento.

«Los consejeros del presidente han presentado la defensa legal este martes», ha afirmado un funcionario del Alto Tribunal Constitucional, quien no ha aportado más detalles sobre el proceso legal que ha iniciado el presidente y por el cual cuestiona la votación parlamentaria del pasado 26 de mayo, en la que mayoritariamente los diputados malgaches aprobaron su reprobación.

Así, la destitución parlamentaria cosechó 121 votos favorable de los 151 totales. La reprobación ha sido promovida por la oposición, quien acusa a Rajaonarimampianina de estar envuelto en casos de corrupción, mientras sus partidarios han denunciado que el número de votos excede el número de diputados presentes en el hemiciclo.

Por su parte, el ministro de Defensa, Dominique Rakotozafy, aseguró el sábado que la decisión del Tribunal, que en última instancia tiene que aprobar la destitución, tiene que ser aceptada y ha pedido a las fuerzas políticas que no reclamen la intervención del Ejército.

La elección de Rajaonarimampianina ha supuesto una frágil recuperación económica después de un clima de crisis desde el golpe de estado militar en 2009 que supuso la marcha de inversores y ayuda exterior.

«Advertimos y prometemos que no vamos a tolerar ningún intentode cambio inconstitucional en el país, ya sea civil o militar», afirmó Rakotozafy, al tiempo que ha llamado a los políticos a «echarse atrás con cualquier intento de liderar a las fuerzas de seguridad contrarias a sus objetivos nacionales».

Mientras, el expresidente Marc Ravalomanana ha apoyado la llamada al diálogo de Rajaonarimampianina. «Necesitamos estabilidad», ha asegurado, al tiempo que ha sugerido un pacto entre la Presidencia y el Parlamento para poner fin a la incertidumbre que vive Madagascar.