El PP pide cobrar a los inmigrantes por informes de arraigo en Barcelona

0
403

Alberto FernándezEl líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, ha apostado este viernes por cobrar una tasa por emitir informes de arraigo social y de habitabilidad a inmigrantes.

Ha propuesto en rueda de prensa cobrar al menos 45 euros por los de arraigo y 133 por los de habitabilidad, y ha asegurado que el Ayuntamiento ingresaría 650.000 si las aplicara.

Después de que el Consejo Municipal de Inmigración presentara en octubre un plan de 67 medidas, Fernández ha resaltado que el partido discrepa de nueve de ellas, porque «amplían los derechos y rebajan las obligaciones» de los inmigrantes.

Entre las propuestas del Consejo Municipal, figuran la flexibilización de criterios en la renovación y obtención de papeles y el rechazo a que se usen reseñas policiales para denegar solicitudes de residencia de larga duración, entre otras.

Fernández ha criticado que «favorezca el empadronamiento sin domicilio fijo«, y ha asegurado que en el último año han aumentado un 40% los inmigrantes empadronados en esta modalidad, pasando de los 3.246 en 2013 a los 5.320 actuales.

Defiende que se deniegue el arraigo a inmigrantes irregulares que «además de no cumplir la ley, no cumplan las ordenanzas» y hayan sido sancionados por comportamientos incívicos.

«Barcelona debe ser acogedora pero a la vez exigente», ha subrayado, y ha advertido de que estas medidas pueden provocar un efecto llamada y de que representan un agravio para los barceloneses que cumplen las normas.

VIVIENDA SOCIAL

En referencia al convenio entre el Ayuntamiento y la Taula del Tercer Sector para que gestione pisos vacíos firmado este mismo viernes, Fernández ha criticado que «llega tarde, porque hace meses que está habilitada la partida».

Sobre la promoción de vivienda protegida de la calle Doctor Aiguader, en el distrito de Ciutat Vella, que se sorteará en febrero en la modalidad de compra de derecho de superficie, ha asegurado que el alcalde, Xavier Trias, comete un error al no ofrecerlas en alquiler social, ya que la compra «no se ajusta a la demanda de los barceloneses».

Preguntado por los hurtos que se cometen en Barcelona –243 al día, según datos de la Conselleria de Interior de la Generalitat hechos públicos este jueves– ha resaltado que demuestran que «Barcelona continúa teniendo un problema importante de seguridad».

Ha alertado de que la libertad no está garantizada si no lo está la seguridad, y ha avisado de que las estadísticas pueden no reflejar la realidad cuando las víctimas de hurtos no los denuncian.