El nuevo vicepresidente de Sudán del Sur sugiere al líder rebelde vivir en el exilio

0
441

El exministro de Minería y vicepresidente de Sudán del Sur, Taban Deng Gai, que juró el cargo el 26 de julio, ha sugerido a su predecesor, el líder rebelde, Riek Machar, que no regrese al país y viva en el exilio al menos hasta la celebración de las elecciones generales, previstas para 2018.

«Hay algo va mal con Riek», ha indicado Gai durante su primer discurso como vicepresidente del país, que ha sido retransmitido a través de la radio y televisión nacionales.

Machar, que fue su predecesor en el cargo, es también el líder del Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán-Oposición (SPLM-IO), cuyas fuerzas se han estado enfrentando de forma intermitente, desde 2013, a los seguidores del presidente, Salva Kiir.

Machar regresó en abril a Yuba, la capital del país, como parte de un avance en las conversaciones de paz entre las diferentes facciones. Sin embargo, este mes ha vuelto a abandonar Sudan del Sur después de que se reanudaran los combates el 7 de julio. Desde entonces, miles de personas se han visto obligadas a desplazarse a los países colindantes.

«Aconsejo a Machar que vuelva a Yuba de forma pacífica. Si no, puede irse a otra parte a esperar a que se celebren los comicios, donde la población decidirá si confía o no en él para que ocupe la vicepresidencia», ha señalado Gai, cuyo comentario ha ahondado la brecha política existente en el país.

Los políticos sursudaneses se encuentran divididos por las rivalidades entre el Gobierno y los rebeldes, en una lucha continua por el poder y la influencia en el país, que logró la independencia de Sudán hace tan sólo cinco años.

Los rebeldes, seguidores de Machar, han acusado este viernes a Kiir de almacenar armamento, especialmente misiles antiaéreos, como parte de «una seria y directa amenaza contra la seguridad nacional».

El portavoz del Ejército, Lul Ruai Koang, ha manifestado que los militares habían sido autorizados a «reforzar el sistema antiaéreo para defender la integridad del país».