El nuevo primer ministro, convencido de que Libia derrotará por sí misma a Estado Islámico

0
427

Fayez SerrajLibia está uniendo a sus varias facciones armadas y será capaz de acabar con los milicianos de Estado Islámico en su territorio con sus propias fuerzas, ha sostenido el primer ministro del Gobierno de unidad apoyado por la ONU, Fayez Serraj.

El primer ministro ha dicho que su Gobierno de unidad nacional está trabajando con fuerzas de la ciudad de Misrata, en el oeste del país, y de la ciudad de Ajdabiya, en el este, que están avanzando contra el grupo terrorista en su bastión costero de Sirte.

En una entrevista concedida a Reuters, ha sostenido que ningún grupo debería ser excluido del Ejército nacional mientras estén sometidos a la autoridad del gobierno central. Asimismo, ha defendido que Libia debería mantener el control soberano a inmigrantes que cruzan desde el país hacia Italia en decrépitos barcos que a menudo se hunden, dejando cientos de muertos.

«Estamos seguros de que la batalla y la erradicación de Estado Islámico la llevarán a cabo los libios», ha afirmado. «Creo que lo que se ha logrado desde Ajdabiya a Sirte y desde Misrata a Sirte ha sido un buen logro, dadas las capacidades que tienen los combatientes», ha añadido.

El Gobierno de Serraj es el resultado de un acuerdo bajo mediación de la ONU para frenar la anarquía que impera desde 2011 tras la caída del régimen de Muamar Gadafi. Los estados occidentales lo ven como la mejor opción de unir a las distintas facciones políticas y grupos armados para combatir a Estado Islámico y acabar con el tráfico de personas.

Ambas crisis han quedado de manifiesto en las dos últimas semanas, con fuerzas armadas leales al Gobierno de unidad repeliendo a Estado Islámico en los alrededores de su bastión de Sirte y cientos de inmigrantes muriendo en una nueva oleada de barcos con destino a Europa partidos del oeste de Libia.

Serraj ha señalado que destruir las embarcaciones de los traficantes en las costas de Libia «no es una solución» y que el problema debe abordarse en los países de origen de los inmigrantes.

El Gobierno de unidad también está trabajando para revivir la producción de crudo y rescatar la maltrecha economía. Serraj ha indicado que su gobierno está trabajando para amalgamar las oficinas rivales de las principales instituciones del país, pero no se ha tomado aún ninguna decisión respecto a la presidencia del banco central o la empresa estatal de petróleo (NOC).