El nuevo gabinete de Sudáfrica provoca opiniones divididas

0
301
Por Ilsa Rodriguez Santana
El nombramiento del nuevo gabinete de Sudáfrica provoca opiniones divididas y mientras unos saludan el regreso de experimentados ministros separados por el exmandatario Jacob Zuma, la oposición censura al Congreso Nacional Africano (ANC) por mantener titulares acusados de irregularidades.

Analistas en esta capital comentan ampliamente los cambios anunciados anoche por el presidente Cyril Ramaphosa a dos semanas de ocupar el cargo de jefe de Estado y Gobierno y califican de inteligente la inclusión de la veterana política Nkosozana Dlamini Zuma como ministra de la Presidencia a cargo Planificación, Monitoreo y Evaluación.

La exministra de Salud, Interior y Relaciones Internacionales, además de haber sido la primer mujer en presidir la Unión Africana hasta inicios de 2017, fue la principal contendiente de Ramaphosa en la carrera por la presidencia del ANC, decidida por estrecho margen en la 54 Conferencia Nacional celebrada en Johannesburgo en diciembre pasado.

Los medios saludan también el retorno de Nhlanhla Nene a su antiguo cargo de ministro de Finanzas y de Pravin Gordhan, quien ahora encabezará el Departamento de Empresas Estatales, un sector priorizado por el jefe de Estado y Gobierno, quien quiere acabar con problemas de corrupción e ineficiencias y convertir a esas entidades en impulsoras del desarrollo económico.

En cambio, la prensa critica la permanencia del exministro de Deportes Thulas Nxesi como titular de Trabajo Público, y de Nkhensani Kubayi-Ngubane, ahora al frente de Ciencia y Tecnología.

Ramaphosa, quien dijo que este es un gabinete de transición ‘que nos conducirá a las próximas elecciones’ (2019), aclaró que la reducción del Consejo de Ministros y entidades estatales que anunció la semana pasada en su Discurso a la Nación no se llevarán a cabo hasta tanto se complete un estudio exhaustivo.

Un comunicado del Partido Comunista de Sudáfrica (PCS) califica los cambios ministeriales como un paso adelante y felicita que en esta ocasión hayan sido consultados los miembros de la Alianza Gubernamental encabezada por el ANC, que también integran el Congreso de los Sindicatos y organizaciones de la sociedad civil.

Opina que el gabinete debe ser visto como líder del desmantelamiento en Sudáfrica de la red privada que ha incursionado en los asuntos del Estado para obtener beneficios propios.

La crisis de diferencia de clases y raza, inequidad de género, desempleo, pobreza e inseguridad social, así como desniveles de desarrollo entre zonas urbanas y rurales, requieren de una dirección contundente, la movilización de la sociedad y el apoyo de democrático popular, subraya el PCS.

Uno de los ministros reincorporados al Consejo de Ministros es Blade Nzimande, secretario general del PCS, quien fue separado por expresidente Jacob Zuma de la cartera de Educación Superior y regresa ahora para dirigir el sector de Transporte.

La Unión de Trabajadores Municipales de Sudáfrica da la bienvenida a la nueva alineación anunciada por Ramaphosa y al regreso de Nhlanhla Nene como ministro de Finanzas, a quien piden revisar el anunciado aumento de impuestos de 14 a 15 por ciento ‘porque los trabajadores pobres no tenemos dinero extra y luchamos para enfrentar el alto costo de la vida’.

Felicita asimismo al extesorero del ANC Zweli Mkhize como nuevo ministro del Departamento de Gobierno Cooperativo y Asuntos Tradicionales y comenta que hereda un ministerio que no funciona y dirige municipalidades colapsadas o inexistentes.

La central sindical exhorta a Mkhize a crear un equipo que con urgencia analice los desafíos de las municipalidades en cuando a administración, el no pago a tiempo de sus trabajadores y corrupción, entre otros.

Una visión totalmente contraria fue la de Mmusi Maimane, presidente del principal partido opositor, Alianza Democrática, quien consideró que el nombramiento de David Mabuza como Vicepresidente es un ‘compromiso fatídico’, un ‘peligro para nuestro país’…

Para el líder del permanente crítico del ANC, quien ha encabezado las campañas en contra del veterano movimiento antiapartheid convertido en el partido político que ha ganado todas las elecciones desde la llegada de la democracia en 1994, este Gabinete contradice el compromiso de Ramaphosa de luchar contra la corrupción y reconstruir el país.

Maimane aprovechó para atacar nuevamente al partido gobernante y señaló que ‘el nuevo Consejo de Ministros ilustra que el problema en Sudáfrica está en el propio ANC’.

El también opositor Luchadores por la Independencia Económica (EFF, por sus siglas en inglés) reaccionó con sus tradicionales insultos al rechazar la nueva integración del Consejo de Ministros y asegurar que se trata de ‘realinear ministros corruptos y delincuentes’.

La vocera de EFF Mbuyiseni Ndlozi comentó a la prensa que los cambios no responden a los intereses de los sudafricanos.