El MNLA retira sus tropas de los edificios del gobernador y la radiotelevisión malí en Kidal

0
397

Movimiento Nacional de Liberación del AzawadEl Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA) ha anunciado este jueves la retirada de sus tropas de los edificios del gobernador y la radiotelevisión malí en la localidad de Kidal en el marco de los compromisos alcanzados con el Gobierno en las conversaciones de paz de Uagadugú.

«Esta decisión confirma una vez más nuestro compromiso con una solución política negociada al conflicto entre el Gobierno y el Azawad», ha indicado el grupo en un comunicado, en el que ha resaltado que continúa siendo «el representante legítimo» de la población del Azawad.

«El MNLA desea clarificar que no quedó otra alternativa que el conflicto a causa de la negativa de la comunidad internacional (a reconocer las demandas del grupo). Sin embargo, debido a los dolorosos caminos seguidos por el valiente pueblo del Azawad, el MNLA ha decidido que no va en interés del mismo sufrir una guerra desproporcionada», ha argumentado.

En este sentido, ha recalcado que, pese a ello, continuará «luchando por conseguir el reconocimiento de los derechos legítimos de la población del Azawad». «La retirada de las tropas del MNLA del edificio del gobernador y la radiotelevisión maliense no constituye una retirada o una traición a los ideales de libertad del pueblo del Azawad», ha resaltado.

Por último, el MNLA ha pedido que el Gobierno «no retrase sus acciones y lleve a cabo los compromisos que adoptó y que se niega a implementar». «Esperamos que la comunidad internacional se imponga a las partes para que cumplan sus compromisos», ha remachado.

LA REBELIÓN TUAREG

En abril de 2012, el MNLA arrebató todo el norte de Malí, de mayoría tuareg, a las tropas gubernamentales en una rebelión cuyo fin último era la independencia, pero la revuelta fue enseguida secuestrada por tres grupos islamistas: el Movimiento de Unidad para la Yihad en África Occidental (MUYAO), Ansar Dine y Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI).

Desde entonces, los islamistas implantaron la ‘sharia’ (ley islámica) en las ciudades de Tombuctú, Kidal y Gao y destruyeron templos históricos en los que, según su criterio, se ejercía la idolatría.

A pesar de la declaración de independencia formulada entonces por el MNLA, ni Malí ni la comunidad internacional reconocieron el paso dado por el grupo tuareg. Los tuareg han protagonizado varios levantamientos para conseguir que se reconozca la autonomía de dicho pueblo o la creación de un país propio en la región.

Entre 1990 y 1996, los tuareg combatieron contra Malí y Níger en una revuelta instigada por una grave hambruna en la región, la dura represión contra los derechos políticos de esta población y la crisis de refugiados derivada de la debilidad política de ambos países durante la década de los ochenta.

Más recientemente, los tuareg volvieron a tomar las armas entre 2007 y 2009 a causa de la lenta e insatisfactoria desmovilización e integración de los rebeldes en la vida civil y las Fuerzas Armadas. En el proceso, varios políticos tuareg fueron destituidos de sus cargos y algunos terminaron en la cárcel.

LA INTERVENCIÓN FRANCESA

A principios de enero, dichos grupos islamistas comenzaron a avanzar hacia la línea de demarcación en la región de Mopti, mientras que varias unidades de los grupos ‘yihadistas’ presentes en la zona se desplegaron al sur de Tombuctú, ciudad que ya está bajo control del Gobierno central gracias a la operación militar lanzada con el respaldo de París.

La operación francesa comenzó el pasado 11 de enero, cuando el presidente del país europeo, François Hollande, anunció que su Gobierno atendería la petición de ayuda militar formulada por las autoridades malienses, ante la ofensiva lanzada por los islamistas.

Tras la victoria militar francesa, que empujó a los grupos armados hacia la frontera con Argelia, el Gobierno y el MNLA firmaron el 18 de junio en Uagadugú un alto el fuego que facilitó la vuelta de la administración y el Ejército a la parte norte del país africano de cara a las elecciones presidenciales de finales de julio, en las que se impuso Ibrahim Boubacar Keita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here