El líder opositor burkinés llama a desafiar el estado de emergencia hasta que Campaoré dimita

0
539

Zephirin DiabréEl líder opositor burkinés Zephirin Diabré ha hecho un llamamiento a desafiar el estado de emergencia declarado este jueves por el presidente de Burkina Faso, Blaise Campaoré, instando a la población a ocupar los espacios públicos hasta que el jefe del Estado dimita.

«El estado de emergencia es inaceptable», ha dicho Diabré, alertando de que se trata de una estrategia del Gobierno para eliminar a «los líderes de la oposición», según ha informado la emisora local Radio Omega.

Así, Diabré ha exhortado a la ciudadanía a «mostrar que está en contra» del estado de emergencia ocupando los espacios públicos hasta que Campoaré abandone el poder, después de 27 años. «Es la única forma de devolver la paz al país», ha sostenido.

Campaoré ha declarado el estado de emergencia «en todo el territorio nacional», indicando que el jefe del Estado Mayor «será el encargado de poner en marcha esta decisión». Radio Omega ha adelantado que el líder militar hará una declaración sobre «la situación nacional» en breve.

Además, ha disuelto el Gobierno «para crear las condiciones para un cambio». «Llamo a los líderes de la oposición política a poner fin a las protestas y les pido que desde hoy iniciemos un diálogo para acabar con la crisis», ha dicho el jefe de Estado.

Campaoré habría sucumbido así a la presión de los miles de manifestantes que estos días han tomado las calles y que este jueves han marchado por el centro de Uagadugú, quemando el Parlamento para dirigirse después al Palacio Presidencial.

Las fuerzas de seguridad han empleado munición real y gases lacrimógenos contra los manifestantes cuando se aproximaban a la residencial oficial. Los servicios de emergencia aseguran que al menos tres manifestantes han muerto y varios han resultado heridos.

Ante la agitación en las calles, el Gobierno ha abandonado el proyecto de ley para enmendar la Constitución y permitir que Campaoré, que llegó al poder tras un golpe de Estado en 1987, se presente a su reelección el próximo año, cuando debería dejar el cargo.

Sin embargo, los manifestantes han asegurado a Reuters que no se detendrán hasta que Campaoré deje el cargo. Diabré ha invitado a las Fuerzas Armadas a unirse al pueblo y, según fuentes diplomáticas, varios disidentes se habrían reunido con el influyente general Kouame Lougué sobre una posible transición.