El Gobierno egipcio seguirá de forma temporal con la supervisión de las ONG

0
318
Ahmed al Boraei
Ahmed al Boraei

El ministro de Solidaridad Social de Egipto, Ahmed al Boraei, ha afirmado que la supervisión gubernamental de las ONG continuará como una medida temporal para evitar las acciones de lo que ha descrito como «grupos malignos».

   Boraei ha indicado que antes de su llegada al Gobierno apoyaba una libertad sin límites para las organizaciones no gubernamentales del país, pero que su idea cambió después al darse cuenta de la amenaza que algunos «grupos malignos» suponían para el país, según ha informado el diario egipcio ‘Al Masry al Youm’.

En este sentido, ha destacado que la monitorización de las actividades de la ONG continuará durante un periodo no determinado de tiempo para descubrir las fuentes de financiación de algunas de ellas, ya que, según ha argumentado, en algunos casos respaldan a grupos terroristas.

El Gobierno anunció la semana pasada la disolución de la formación islamista Hermanos Musulmanes como organización no gubernamental. Durante el régimen que presidió Hosni Mubarak, Hermanos Musulmanes estuvo operando varias décadas en la clandestinidad y, tras la caída del ‘rais’ el 11 de febrero de 2011, se registró como organización no gubernamental en marzo de 2013.

Al Boraei enumeró entonces las supuestas irregularidades cometidas por Hermanos Musulmanes, entre las que destaca el uso de su sede como almacén de armas, disparar con munición real desde ese edificio y el uso de la violencia por parte de sus miembros contra manifestantes. Estos incumplimientos fueron notificados al Comité de Asuntos Legales de la Federación General de ONG, que decidió la disolución de la Hermandad.

El pasado 23 de septiembre, un tribunal de El Cairo ordenó la prohibición de las actividades del movimiento islamista, al tiempo que el Ejecutivo ordenó la incautación de sus fondos económicos, que serán administrados por una junta hasta que se resuelvan los recursos interpuestos por la organización.

POSTURA DE HERMANOS MUSULMANES

Hermanos Musulmanes se ha negado en múltiples ocasiones a reconocer la legitimidad de las autoridades surgidas tras el derrocamiento el 3 de julio del expresidente Mohamed Mursi, miembro de la organización islamista, y ha sostenido que el nuevo gobierno es de tinte golpista.

El derrocamiento de Mursi se produjo tras su reiterada negativa a presentar su dimisión en el marco de manifestaciones multitudinarias contra su mandato, alegando que se trataba de un mandatario electo y de la existencia de manifestaciones también en su favor, si bien estas fueron de menor calado.

Asimismo, ha denunciado la existencia de una campaña de persecución contra la formación con el arresto de decenas de sus miembros, entre ellos los integrantes de su cúpula, y la represión de las manifestaciones celebradas tras el derrocamiento de Mursi, que se han saldado con más de un millar de muertos a causa de la actuación de las fuerzas de seguridad.

En el último de estos incidentes, al menos 54 personas murieron y otras 379 resultaron heridas en enfrentamientos registrados el domingo entre simpatizantes de Mursi y las fuerzas de seguridad después de que los primeros intentaran acceder a las principales plazas de varias ciudades para protestar por el golpe de Estado perpetrado el pasado 3 de julio por las Fuerzas Armadas.

Los simpatizantes de Mursi quisieron manifestarse coincidiendo con la celebración anual del 6 de octubre, cuando se conmemora el ataque llevado a cabo por Egipto contra Israel, que concluyó con una declaración de alto el fuego y con la firma del acuerdo de paz entre ambos países en 1979.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here