El Frente Salafista egipcio insiste en convocar la protesta pese a las detenciones

0
365

egipcioEl Frente Salafista egipcio mantiene la celebración de protestas opositoras para el día 28 pese a la campaña de detenciones lanzada por los servicios de seguridad, informó hoy a Efe el portavoz del grupo, Hisham Kamal.

El responsable salafista explicó por vía telefónica desde un lugar desconocido en Egipto que los servicios de seguridad lanzaron, desde hace una semana, varias redadas contra las casas de los dirigentes del grupo, aunque no arrestaron a ninguna figura destacada.

Explicó que, por el momento, los servicios de seguridad han detenido a cinco integrantes del grupo y a algunos de sus familiares que forman parte de la organización.

«Continuaremos la celebración de este levantamiento aunque nos maten o nos detengan», agregó.

Según el Frente Salafista, las protestas pretenden, bajo el lema «El levantamiento de la juventud musulmana», defender la identidad islámica de Egipto (pese a que también existen cristianos coptos), protestar contra la dependencia del extranjero y luchar contra el sistema político actual en el país, que tachan de «golpista».

Esta semana, sus organizadores colgaron un vídeo de propaganda enYoutube en el que aparecen siete jóvenes que explican los motivos del acto y denuncian un supuesto perjuicio a la identidad islámica de Egipto por parte de las autoridades y los medios de comunicación del país.

En el vídeo aparecen cinco hombres, ataviados con camisetas con la inscripción «La batalla de la identidad», y dos mujeres, una de ellas vestida con el «niqab» (velo que cubre toda la cara excepto los ojos).

El ministro de Interior, Mohamed Ibrahim, señaló esta semana que todos los aparatos de seguridad egipcios están preparados para «abortar los llamamientos de los elementos extremistas para atentar contra las propiedades privadas y públicas el 28 de noviembre».

El Frente Salafista, una agrupación de varios predicadores y pequeños grupos islamistas, adopta una ideología radical y lucha por aplicar una interpretación rigurosa de la «sharía» (ley islámica), aunque no defiende abiertamente el uso de la violencia para lograr este fin.

Aunque el movimiento está presente en diferentes provincias de Egipto, está basado principalmente en la ciudad de Al Mansur, en el delta del Nilo.

El grupo ha participado en las diferentes protestas que han tenido lugar en el país contra la destitución militar, el 3 de julio de 2013, del entonces presidente islamista Mohamed Mursi.